Falsos autónomos : ¿necesidad, obligación o estafa?

falsos autónomos

falsos autónomosDesde el inicio de la crisis, el mercado laboral español ha asistido al desarrollo de una tendencia que, antes de 2008, tenía una incidencia bastante limitada: los falsos autónomos. Una figura que no ha de confundirse con la del autónomo económicamente dependiente (TRADE), aunque los límites entre ambas suelen ser difusos.

No obstante, existe una diferencia fundamental entre ambos que nos puede ayudar a discernir si se trata o no de un uso fraudulento del régimen de trabajo por cuenta propia. Mientras que el TRADE es un trabajador por cuenta propia que puede ejercer su actividad fuera del ámbito de organización y dirección del cliente que lo contrata, pese a que exista un contrato en el que se regulen ciertas condiciones, los falsos autónomos se integran de forma completa en la estructura empresarial, sometiéndose a tareas y horarios regulares y predefinidos, y a decisiones y retribuciones monetarias tomadas, generalmente, de forma unilateral.

Si bien es cierto que los TRADE son el resultado de la flexibilización de costes en un mercado laboral cada vez más orientado a la externacionalización y a la subcontratación empresarial, los falsos autónomos son el resultado de las malas prácticas en el ámbito de la contratación que muchas empresas han llevado a cabo en los últimos tiempos.

¿Están creciendo los falsos autónomos?

Hace escasos días, en Andalucía se daba la voz de alarma sobre el creciente número de falsos autónomos en el sector del comercio tras conocer los datos de afilicación a la Seguridad Social, que apuntaban a una preocupante caída del número de trabajadores en el régimen general, mientras que el número de autónomos crecía de forma inusual en comparación con el mismo periodo del año en ejercicios anteriores.

Por otro lado, el fenómeno también se ha visto acrecentado a la luz de medidas ciertamente beneficiosas para el colectivo de autónomos en general, pero cuyo uso fraudulento ha auspiciado la destrucción de empleo, especialmente entre los más jóvenes. Tal como analizaba el Blog Salmón hace unos meses, la Tarifa plana de 50 euros para menores de 30 años ha podido ser la excusa usada por algunas empresas para despedir y re-requerir los servicios de éstos jóvenes, esta vez como autónomos.

Una práctica que va en detrimento tanto de los trabajadores asalariados, como del colectivo de autónomos y de las pequeñas empresas que sí cumplen con la legalidad, desvirtuando la naturaleza y el fin del trabajo por cuenta propia, ya sea de forma independiente, ya sea bajo una fórmula societaria, que no es otro que la creación de empleo y la generación de riqueza, pilares fundamentales del crecimiento económico en nuestro país.

Y son muchos, además, los inconvenientes a los que se enfrentan los falsos autónomos. En primer lugar, están sujetos a las mismas obligaciones fiscales y con la Seguridad Social que cualquier trabajador autónomo, que cuenta con plena “autonomía” a la hora de desarrollar y gestionar su actividad profesional o empresarial, además de obtener una menor protección social y laboral que si fuera un trabajador asalariado. 

Imagen | FreeDigitalPhotos

Esta entrada fue publicada en Datos, Economía, Fiscalidad, General y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 Comentarios en Falsos autónomos : ¿necesidad, obligación o estafa?

  1. Beatriz dijo:

    Pues, como autónoma y emprendedora “real” no había pensado en este hueco que existe entre un autónomo real y uno “falso”.
    Es verdad que muchos están abusando de estas medidas en perjuicio de los propios pseudo-autónomos.
    Tendríamos que ser más conscientes, como empresarios y no abusar de este tipo de medidas que están hechas para ayudar al autónomo y no para facilitar los despidos y luego contratar con menos garantías.
    Saludos!

  2. BRT dijo:

    Es una consecuencia bastante lógica del marco regulatorio y empresarial actual. Yo soy uno de ellos (parcialmente al menos) y las razones son las siguientes:
    – Tras la última reforma, un contrato laboral no aporta prácticamente ninguna seguridad al trabajador.
    – Con el mismo coste para la empresa, el trabajador recibe ‘en mano’ lo que serían las cotizaciones a la SS (poca gente sabe lo que el empleador paga realmente, hasta un 29%, ya que no figura en la nómina). Y total, a saber si habrá pensiones cuando nos toque jubilarnos. Mejor invertirlo por cuenta propia. De hecho, la figura del “falso” autónomo es una forma de salirse (opting-out) del sistema estatal de Seguridad Social, que en mi opinión y la de otros muchos, es insostenible con la estructura demográfica actual.
    – Las necesidades de la empresa actual son mucho más variadas y multiformes de lo que un contrato laboral puede cubrir. Intervenciones fuera de horario, desplazamientos, subcontrataciones… Si todo eso hubiera que hacerlo “según convenio” sería prácticamente imposible (y si fuese posible, la burocracia lo haría irrentable). Es mejor negociarlo entre las partes. Y curiosamente, eso en muchos casos beneficia al trabajador.
    – Posibilidad de trabajar para más de una empresa. De hecho, es habitual que se comience como ‘falso’ autónomo, pero van saliendo cosillas y al cabo de un tiempo te conviertes en ‘verdadero’. Lógicamente, eso implica renegociar el acuerdo con el cliente principal.

  3. BRT dijo:

    Abundando en el tema, no considero que sea una estafa, ya que es un acuerdo privado entre partes en los términos que estas acuerden.
    Estafa es más bien lo que se practica en muchas empresas, en las que los convenios se saltan a la torera, hay horas extra no pagadas, se desempeñan funciones no contempladas en el contrato, etc…

    • Respuesta a BRT:
      yomisma dijo:

      Es una puta estafa. Soy falsa autónoma, y no hay efectivamente nadie que me haya puesto una pistola en la cabeza, pero era comer o ser falsa autónoma. Es una desventaja. Pero tengo muy claro que el día de mañana acumulando pruebas, se reconocerá mi paro, me devolverán mis cuotas y espero que hayan escarmentado. Son unos estafadores.

  4. Naro Domíngue (Pontevedra) dijo:

    Estafa pura y dura a aquellos trabajadores que se ven obligados a aceptar tal situación (porque, “o comes” , “o comes”………..), con el único fin de abaratar las empresas costes sociales.
    Mira BRT, tú lo dices, hay que ahorrar. ¿A cuenta de quién?…

  5. BRT dijo:

    Depende de cómo se haga. Si el empleador “ofrece” el paso a autónomo cobrando el mismo neto, evidentemente es una estafa, porque la empresa no paga la cotización a la SS y supone de hecho una rebaja del 30%.
    Pero si el trato consiste en que la empresa sigue pagando en bruto *lo mismo* que si el trabajador estuviese en régimen general, ese 30% (algo menos, porque también está el IVA) pasa a recibirse en mano, resultando en un incremento real.

    • Respuesta a BRT:
      yomisma dijo:

      sigue siendo una estafa. Porque hace competencia desleal a otras empresas legales que sí pagan las cuotas de sus empleados, mientras que estos listos se las ahorran. Y los trabajadores no tienen derechos.

  6. Está claro que gran parte de los autónomos-dependientes son trabajadores de una empresa a los que su empleador se niega a pagarles los seguros que por ley les corresponden, pero es que eso es lo que se está fomentando, la pérdida de los derechos de los trabajadores en todos los aspectos.

    Para aclarar un poco lo que es la figura del autónomo .dependiente, recomiendo un artículo en el que se explica bastante bien;

  7. Pako dijo:

    Yo he sido falso autónomo. Un falso autónomo con una regulación específica, como son los mediadores de seguros. Una figura bajo la que prácticamente todas las compañias aseguradoras realizan un fraude de ley obteniendo mano de obra a costes irrisorios. Para labores que no se limitan solo a la actividad comercial, sino en algunos casos a la prestación de coberturas y servicios objeto del contrato de seguros. Constituyendo un claro caso de ajenidad y dependencia respecto de la empresa aseguradora en la relación laboral.

    Estamos hablando de algunas de las mas grandes empresas de este país. Espero que en algún momento algún medio periodístico se digne a denunciar este fraude generalizado en el que miles de personas están y muchas mas han sufrido.

    • Respuesta a Pako:
      yomisma dijo:

      Denúncialo tú, a la inspección. Si todos esperamos a denunciar, lo llevamos claro.

  8. Carlos dijo:

    El sistema de autónomos en España es una gran estafa. Hace muchos años yo pagaba autónomos por la sencilla razón de que podía pagarlos. Años más tarde me he visto en la obligación de estar en la “economía sumergida” porque, por un lado, no me llegaba para pagar una cuota fija de autónomo y, por el otro, liquidar el IVA de una facturas que todavía no habría cobrado (si las cobro). Sé que en España la economía sumergida representa casi el 25% del PIB, la solución irracional del Sr. Montoro es la de una tarifa plana (pero progresiva, sin importar si hay progresión efectiva en los resultados), además del criterio de devengo y de caja que tampoco sirve de nada si el facturado no lo acepta. En Francia lo solucionaron con un sistema de auto-emprendedor por el que pagas si facturas. El tope a facturar es de 32.900 anuales; no hay IVA inicial, pagas 100 € al menos de S. S. (que aquí representan unos 38 €), y si no puedes pagar, son indulgentes (tengo amigos allí que ahora ya son autónomos con cuota fija). Aquí esto no interesa, quizás a la patronal ya le va bien que los autónomos se arruinen, dejen de ser competencia y pasen a formar parte de una bolsa barata de trabajo para sus empresas. No ha otra explicación.

    • Respuesta a Carlos:
      Christian dijo:

      Evidentemente Carlos, tienes toda la razón del mundo. España el país europeo en el que la cuota de autónomos es la más alta, a pesar de que el salario interprofesional es muy bajo (715 €, 2015). La economía sumergida es la única solución, desgraciadamente, para mucha gente.
      En Portugal, se paga sobre los ingresos anuales, concretamente un 25,4% de la facturación anual. En Italia tienen el mismo sistema, siendo el pago del 20% de la facturación anual. En el caso de Holanda, sólo se pagan 50 euros al año, aunque este pago no da derecho a la asistencia sanitaria ni a pensión de jubilación, que el autónomo deberá cubrir mediante la contratación de seguros privados.
      El Reino Unido tiene establecido un sistema de tramos, con una tarifa reducida para autónomos con menos de 6.000 euros aproximadamente, que es de unos 12 euros mensuales. Si se factura más de este importe, se puede optar entre pagar el 8% de la facturación, o una cuota fija de 58 euros. Las prestaciones que incluye esta cuota son la pensión básica del estado, la baja de maternidad y la prestación por fallecimiento, pero no la de incapacidad temporal.
      En el caso de Alemania, la cotización mensual de un autónomo es de 140 euros, pero si no llega a los 1.700 euros de ganancia neta, no pagará nada. Esta cotización no da derecho a asistencia sanitaria, ni a pensiones de jubilación, que deberá cubrir el autónomo privadamente. Por lo tanto, observamos como en los países de nuestro entorno, en términos generales se paga en función de lo que se factura, si bien no hay cobertura sanitaria incluida en todos los casos, pero a pesar de ello, el poder trabajar como autónomo de forma legal y sin miedos a ser descubierto hace que la actividad profesional pueda extenderse a más clientes y a más ámbitos, con lo que aumentan los ingresos y pueden pagarse seguros médicos y de desempleo y jubilación. La seguridad universal está muy bien, pero si no puedes trabajar dentro de la legalidad, no contribuirás a que esa SS no tenga recortes, como los que estamos viendo, ni pueda pagar una jubilaciones dignas.
      Resulta ser que en España para trabajar y ganarte la vida honradamente has de pagar primero. En los últimos 3 años más de 500.000 autónomos se han arruinado, pero al señor Montoro no le importa esto un pimiento. Encima, se atreven a decir que la economía está reverdeciendo (brotes verdes), cuando la deuda pública se acerca al 99%, cuando las contrataciones son de tipo temporal reducido, cuando los salarios bajos no crean suficiente consumo interno que revitalice la producción y, con ello, la contratación de más trabajadores que consumirán más productos que tendrán que ser producidos por otros trabajadores, en fin, una cadena continua que da lugar al efecto feedback (retroalimentación) que es, en sí mismo, la sociedad de consumo que todos entre todos hemos creado. Todos somos motores de producción y consumo. Todo esto beneficia a la gran patronal, como muy bien dices en tu escrito, pero al Partido Popular le importa un pimiento, mientras que el PSOE, no sabe, no contesta.

5 Pingbacks

  1. Pingback: Falsos autónomos : ¿necesidad, obligación o estafa? « Noticias de Empresa, actualidad, economía, fiscalidad, rrhh…

  2. Pingback: Falsos autónomos : ¿necesidad, obligación o estafa?

  3. Pingback: El número de autónomos sigue creciendo pero ¿hasta cuándo?

  4. Pingback: Mejoras en el Paro para Autónomos Dependientes | Zona Autónomos

  5. Pingback: ¿Son los autónomos la próxima burbuja?