Por qué comprar en el pequeño comercio puede ayudar a salvar a muchos autónomos y emprendedores

comprar en negocios locales

En medio de un complicado contexto económico en el que día tras día se habla de la importancia de apoyar a autónomos y emprendedores para conseguir reactivar nuestra economía y generar empleo, muchos de nosotros fallamos en lo básico. Algo tan sencillo como realizar nuestras compras en el pequeño comercio es, para muchos de nosotros, una asignatura pendiente.

comprar en negocios locales

De nada sirve la aprobación de una Ley de Emprendedores, la creación de ayudas al emprendimiento o los incentivos fiscales a pequeñas empresas si luego esos pequeños negocios no van a poder consolidarse en el tiempo ni ser viables económicamente. Y me refiero al pequeño comercio en particular, pero también a cualquier tipo de negocio destinado a la venta de productos y servicios a pequeña escala.

Porque, además de todo el ruido generado en torno a startups tecnológicas, ideas de negocio ciertamente innovadoras y demás fórmulas empresariales tan en boga en el mapa del emprendimiento actual, lo cierto es que gran parte de nuestra economía se sustenta gracias a la acción de negocios tradicionales y comercios locales, que siguen creando empleo y generando riqueza.

Si bien es cierto que el precio es un factor determinante (y más en los tiempos que corren) en la decisión de compra, es conveniente tener en cuenta otros factores que producen valor añadido y ser conscientes de los mitos y realidades que circulan en torno a los pequeños comercios y las grandes superficies.

Obviamente, un supermercado de barrio no puede competir en igualdad de condiciones frente a unos grandes almacenes y ofrecer (y publicitar) grandes descuentos en determinados productos, ya que su lógica comercial es completamente distinta, pero pueden aplicar diferentes estrategias para ser mucho más competitivos.

Además, comprar en un pequeño comercio ofrece, en muchos casos, una serie de ventajas impensables en unas grandes superficies, desde comodidad y cercanía, a un trato mucho más personalizado o la garantía de cierta “exclusividad” y “originalidad” en algunos sectores. Además de estar contribuyendo a la prosperidad económica de nuestro entorno próximo.

Por otro lado, si hace ya unos meses que las grandes empresas se subieron al carro del “Made in Spain” como reclamo publicitario apelando a un alto contenido emocional a la hora de comercializar sus productos, ahora nos toca a nostros, como autónomos y emprendedores, pero también como ciudadanos y consumidores, reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo y sobre nuestra responsabilidad a la hora de contribuir a la generación de riqueza.

Y no se trata de entrar en un debate sobre el proteccionismo, pero si una cosa es cierta, es que el consumo responsable de productos cultivados y producidos en España puede contribuir enormemente a mantener puestos de trabajo, reactivar el consumo y revalorizar la producción nacional. Para ello es indispensable, en primer lugar, el apoyo de las administraciones y el desarrollo de políticas que contribuyan paliar las desigualdades entre grandes y pequeños y a incentivar el consumo de producto nacional.

Pero es el compromiso de los consumidores el verdadero activo para revalorizar el “made in Spain”. Porque una acción tan pequeña como comprobar el código de barras de los productos que vayamos a adquirir y cercionarnos de que comienza por 84 (el código que indica que ese producto ha sido producido en España), puede tener grandes consecuencias y generar ingresos destinados a nuestro tejido productivo que, a su vez, generarán impuestos y sueldos que permanecerán en España.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, General y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 Comentarios en Por qué comprar en el pequeño comercio puede ayudar a salvar a muchos autónomos y emprendedores

  1. Un artículo muy acertado. En el fondo, al querer comprar siempre más barato y a cerrar los ojos sobre la procedencia de muchos de los artículos que compramos, hemos cavado nuestro propia tumba (hablo de los países occidentales desarrollados en general y de España en particular). Poco a poco, la industria se ha desplazado hacia otros sitios. Pero donde este la industria estará todo el resto, tarde o temprano. Ya es hora que defendamos lo que nos queda cambiando nuestra forma de comprar, aunque alguna ley europea más inteligente ayudaría.

  2. Debemos volver a los valores para seleccionar nuestra compra en 1er. lugar y luego mirar precio en 2º lugar y no al revés.

    Y nos sorprenderá ver como comprar por valores (confianza con las personas que te están asesorando sobre lo que buscas) al final te hace que lo caro te salga barato.

    Pero nos vamos a sorprender todavía más cuando veamos que además también se ajustan de precio y al final estas pagando lo mismo que el sitio teoricamente barato, pero con asesoramiento, y confianza, y personalización, y…. mucho más…..

    El código 84, esto se me ha quedado clarito, que simple y que poco conocido.

    Buen día de éxito.

  3. Es fundamental comprar en el pequeño comercio, para no destruir nuestro tejido productivo; el pequeño comercio genera riqueza y empleo, y en nuestra mano (y en nuestro consumo) está que se mantenga, si bien es cierto, que tiene que “reinventarse” y adaptarse a los nuevos tiempos e incluso usar las mismas armas que usa su principal competencia (grandes superficies y centros comerciales…).

  4. Cristina Magro dijo:

    Estoy de acuerdo con el contenido pero me gustaría hacer una precisión sobre el código 84. En el código de barras usado en España (EAN-13), los dos primeros dígitos (84) identifica al país de origen del código, es decir España, pero eso no significa que el producto sea español, entendiendo por tal su origen o fabricación. Se refiere al país de la empresa tramitadora de los códigos.
    Una empresa extranjera puede solicitar un código a esta empresa española y su producto llevaría el 84. Sólo hay que ir al Carrefour u otra gran superficie y se ven productos con el código 84 pero de origen extranjero, aunque si es cierto que la gran mayoría serán españoles.

  5. Rico y acertado articulo Estefania. Felcidades, pero permitame añadir que tenemos muchisimos profesionales que pueden seguir con su micronegocio gràcias al pequeño y micro comercio. Me estoy refiriendo a Pintores, carpinteros, herreros, albañiles, electricistas, consultores, asesores… Y una larga lista de profesionales que todos al fin y al cabo contribuyen. Al ser al revès, muchos de ellos estarian ahora a l’Inem esperando de nuestros impuestos.
    Tambien es importante el sector de la distribucion para los pequeños comercios,
    Almacenes con todas sus inversiones, camiones, forgunetas, diversidad de productos provinientes de pequeños productores de proximidad, personal para todo ello… Etc etc. Todo ello crea una red economica social que ayuda a las persones a ser un poco felices gracias a la energia economica que se crea.
    No obstante, màs nos ayudaria si nuestra administración nos viese así, pero a Ellos les interesa tener pocos interlocutores por lo que ya sabemos y siempre ayudan a los grandes. Una verguenza.