SL o autónomo: ¿qué me conviene para pagar menos?

Emprender

Acabas de cerrar las cuentas de 2016. Ya sabes lo que ingresaste a lo largo del año y también todo lo que fue a parar a manos de Hacienda. Si hay una pregunta que te ronde en la cabeza es “¿qué puedo hacer para pagar menos?”. Dejando a un lado estos consejos para reducir la factura fiscal, quizá deberías replantearte la forma jurídica de tu negocio: ¿te conviene más ser autónomo o sociedad limitada?

La pregunta no es fácil de responder. Aunque a priori, la sociedad limitada (SL) tiene más ventajas tributarias, también genera mayores costes económicos. Por otro lado, gestionar la contabilidad del autónomo resulta bastante sencillo, pero lidiar con su sistema impositivo puede llegar a ser algo desalentador. En cualquier caso, vamos a analizar en detalle la fiscalidad de las dos formas jurídicas para que puedas decidir cuál es la más adecuada en tu negocio.

¿Cómo se tributa en cada caso?

La principal diferencia es que el autónomo tributa por el IRPF, mientras que la SL lo hace por el impuesto de sociedades. Actualmente, el tipo general de este impuesto se mantiene en un 25% sobre la base imponible y, para las nuevas sociedades, se aplica un tipo reducido del 15% durante dos años. Sin embargo, en el caso del impuesto sobre la renta (IRPF) la tributación es progresiva y depende del nivel de ingresos. Estos son los tipos aplicables:

Base imponible Tipo aplicable
Hasta 12.450 euros 19%
Entre 12.450 y 20.200 euros 24%
Entre 20.200 y 35.200 euros 30%
Entre 35.200 y 60.000 euros 37%
Más de 60.000 euros 45%


Como puedes observar,
cuanto más ingreses, menos te conviene ser un autónomo. Sin embargo, esto no quiere decir que a partir de los 20.200 euros, el momento en que el tipo aplicable al IRPF supera al del impuesto de sociedades, sea mejor crear una SL. Debes tener en cuenta que, más allá de estos gastos, hay otros que costes importantes que no puedes olvidar.

Para empezar, la cuota a la Seguridad Social es mucho más alta en un caso que en otro. Los trabajadores por cuenta propia pagaron, como mínimo, 267,03 euros al mes en 2016 y los autónomos societarios 319,15 euros. Todavía estamos a la espera de conocer en que porcentaje subirán  definitivamente las cuotas en 2017 pero es más que probable que la cuota de autónomos se congele a la espera de los Presupuestos Generales mientras que la de autónomo societario se incrementará un 8%.

Además, observando las del año pasado, la diferencia entre ambas fue del 20%, lo que supone 625 euros más anualmente si eres una SL. Esto sin contemplar posibles bonificaciones, como la tarifa plana, que incrementarían todavía más esa diferencia.

Además, constituir una sociedad te exige aportar un capital social de 3000 euros. Es cierto, eso sí, que una vez depositado en el banco, es posible disponer de ese dinero para los gastos de la empresa. Para hacerte autónomo, por el contrario, no necesitas hacer ninguna inversión inicial.

El último de los costes que debes evaluar es el de la gestión. Crear una SL es más complicado que darse de alta como trabajador por cuenta propia. A eso, hay que añadir que la contabilidad es también más dificultosa, por lo que el gasto en asesoría será mayor.

¿A partir de qué nivel de ingresos conviene más la sociedad?

Si el beneficio supera los 40.000 euros, es momento de empezar a pensar en la creación de una SL. No obstante, antes de dar ese salto debes evaluar tu situación particular. Más allá del rendimiento económico, que puedes comprobar en la casilla 620 de la declaración de la renta, tienes que contemplar otros factores, como la posibilidad de beneficiarte de algunas bonificaciones.

Por lo general, lo más adecuado suele ser comenzar la actividad como trabajador autónomo y, más adelante, constituir la sociedad. En cualquier caso, te recomendamos  consultar tu caso con un asesor personal que te aconseje lo más ventajoso.

Nuria Molina
Esta entrada fue publicada en autónomos, Pymes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

25 Comentarios en SL o autónomo: ¿qué me conviene para pagar menos?

  1. Autónomo dijo:

    Jamás compensa montar una SL. En cualquier país civilizado sí compensa, pero en España todo son inconvenientes:

    1) Figura del autónomo societario: es una figura jurídica que sólo existe en España. El administrador de una SL ejerce su cargo, por defecto de forma gratuita. Pese a ello, la “justicia” española entiende que el cargo se ejerce lucrativamente y le obliga a darse de alta como autónomo. Además el PP se inventó que esos autónomos tenían que tributar más y son su filón de oro para cuadrar las cuentas de la seguridad social.

    2) Inexistencia de la limitación de la responsabilidad. España es el único país del mundo en que si la sociedad no puede pagar una deuda se le hace pagar, de manera automática, al administrador de la sociedad. Hacienda quiere cobrar y si tiene que arruinar familias lo hará, sin pararse a distinguir entre sociedades y personas.

    3) Operaciones vinculadas: De nuevo España es el único país del mundo que aplica la normativa de las operaciones vinculadas a las PYMEs. Por lo cuál se inventará que el socio-trabajador tiene que cobrar lo que a Hacienda le dé la gana que tenga que cobrar. No se guíen por criterios que si es un 75% en el caso de profesionales. Puede llegar a ser del 100% (e incluso más) sólo porque Hacienda le dé la gana. Además no le le ocurra salvar a su sociedad prestándole dinero, estará cometiendo un delito fiscal según Hacienda.

    4) Relación entre el socio-trabajador y la sociedad: España, de nuevo, vuelve a ser el único país del mundo donde es un delito trabajar para tu sociedad. En el resto del mundo es perfectamente legal tener el 100% de participaciones de una sociedad y cobrar de ella lo que te dé la gana. Aquí ¿cobras como administrador? ¿Cobras como profesional (facturando)? ¿Cobras como trabajador (nómina)? Hagas lo que hagas no vas a acertar. Si hasta el hombre más rico de España ha tenido problemas por esa cuestión ¿cómo no los va a tener una pequeña sl y sus socios?

    El mejor consejo: No te metas a autónomo. Y si no te queda más remedio, factura como autónomo, jamás por medio de una SL. Vivimos en una dictadura de funcionarios que ve fraudes fiscales por todos lados y que considera que los empresarios son unos criminales. Todos los políticos son funcionarios y comparten esa visita. Así que serás tratado como un criminal. Un criminal menor si eres un autónomo, y la reedición de Al Capone si facturas por medio de una SL.

    • Respuesta a Autónomo:
      Beke dijo:

      Por lo que veo has tenido una mala expereciencia. ¿pero la culpa la tubo el sistema, el funcionario o tu gestor?

    • Respuesta a Autónomo:
      Fer dijo:

      En la SS no se tributa… se tributa en hacienda y un administrador paga más cuota de autónomos que una persona física porque la SS entiende que “cobra mas” y al aumentar la base de cotización aumenta la cuota a pagar. También cobras más si por algún motivo tienes que estar de baja por una enfermedad común…

      • Respuesta a Fer:
        Fernando dijo:

        Y más cobrarás en tu futura pensión. Los impuestos son los que son, y son bastante parecidos para todo el mundo.
        Según pagues, así recibirás prestaciones. Me hace gracia cuando dicen: “toda la vida trabajando para cobrar una pensión de 600 euros”. No se paran a pensar que lo que han pagado a hacienda durante toda su vida es la cuota mínima, que comparado con lo que paga un asalariado con un sueldo medio, es muy muy inferior.

    • Respuesta a Autónomo:
      Al dijo:

      Amén.

    • Respuesta a Autónomo:
      Mirta dijo:

      Magnífica, sencilla y tristemente cierta visión de alguno de los principios rectores de la actual fiscalidad española. Desvirtuados principios con los que nos retuercen.

      Cuando yo estudiaba Economía hace treinta años, Hacienda era un buen “pater familias”. Ahora se parece más a un padrastro o a Gargantúa.

  2. Un buen artículo, que puede ayudar a arrojar luz sobre uno de los mayores inconvenientes del emprendimiento en España, que es el de la carga impositiva a aplicar.

    Yo conozco casos reales en los que al llegar a la cifra que a dicho Nuria, les ha convenido cambiarse, por lo que es un buen consejo.

    Aunque todo depende, también, del tipo de actividad que se vaya a desarrollar, y de las posibilidades de inversión y de búsqueda de patrocinios o subvenciones que se tenga, o se vaya a buscar, pues no es lo mismo, para un banco, por ejemplo, dar un préstamo a un autónomo que a una SL, y lo mismo ocurre con las subvenciones públicas.

    • Respuesta a Juan Madueño Criado:
      Enrique dijo:

      Comparto 100 % los comentarios. España atraca fiscalmente a todos los profesionales. He trabajado en 5 Paises. He tenido que cerrar mi SL a partir de la reforma fiscal del PP de 2014 y esto barajando marcharme otra vez. No quiero pagar mas impuestos en este pais de funcionarios mediocres.

  3. Felipe dijo:

    Lo que no dice el artículo es que un autónomo después de tributar al tipo que le corresponda en el IRPF puede disponer de todo su dinero. En cambio si es una SL, en principio tributará menos pero al retirar dinero de la sociedad tendrá que tributar otro 20%. Total que sería el 45% y ni punto de comparación el papeleo que tiene una SL con respecto al de un autónomo

    • Respuesta a Felipe:
      Alberto Sánchez dijo:

      Gracias por ser el primero que ha comentado esta “doble imposición” a la que se está sometido si eres ese “autónomo” metido a socio administrador de una S.L. pero, aún más: el autónomo típico, después de tributar al 20% de los Rendimientos Netos, cuando hace la declaración de la renta, según su situación personal y familiar, tiene, al menos, una reducción de 5.550,00 €uros… luego, hay que partir, como mínimo, de 25.750,00 € si eres “solo” y sin familia. Sin hablar de los costes de Constitución, empezando por la Solicitud Negativa de Nombre al Registro Central de Madrid, escritura pública del Notario, Solicitud Provisional del C.I.F. en la AEAT, Registro y Publicación en el Registro Mercantil de la provincia del domicilio social, contabilización según el Impuesto de Sociedades ( puede significar multiplicar por 3 la factura del contable de la gestoría, a no ser que se contrate con los/las gestores/gestoras con tarifa plana – pero, para esto, consultar, por favor, las obligaciones de la llevanza de las facturas, nóminas, S. Social y fichas de amortización a la que estarás obligado, no sea que…., – y te arriesgues a ello ), el depósito de los “libros” en el RM, el de Actas, etc…, y la confección y presentación del I.S. -el doble, triple o más que una de I.R.P.F. que ¡¡ también hay que hacer!!, si es que hay beneficios, claro…, y aún hay más…., que si tengo tiempo comentaré.

  4. Felipe dijo:

    Abundando en el comentario anterior y suponiendo que voy a retirar todas las ganancias de la sociedad limitada vía dividendos en un ejemplo práctico de una base imponible de 80000 € tributar como autónomo me ahorraría exactamente 10378,50 € exactamente. Así que no se yo donde está la ventaja.

    Tributación AUTONOMO al IRPF para una base imponible de 80000€
    12450 al 19% 2365.50
    7750 al 24% 1860,00
    15000 al 30% 4500,00
    24800 al 37% 9176,00
    20000 al 45% 9000,00
    TOTAL 26901,50 €
    Tributación en S.L. para el mismo importe
    80000 25 % 20000 Impuesto de sociedades
    6000 19% 1140 reparto de dividendos
    44000 21% 9240 reparto de dividendos
    30000 23% 6900 reparto de dividendos
    TOTAL 37280
    37280 – 26901,50 = 10378,50 DIFERENCIA a favor del AUTONOMO

    • Respuesta a Felipe:
      Alberto Sánchez dijo:

      Y, además, réstale los primeros 5.550,00 por mínimo personal, cuando menos, al autónomo al hacer su IRPF y aún más, el 5% de Gastos de Difícil Justificación de la diferencia entre Ingresos y Gastos que, si al final son 80.000,00, 4.000,00 €uros menos de inicio: 80.000,00 – 5.550,00 – 4.000,00 = 70.450,00 € de Base Imponible sujeta a gravamen, frente a los 80.000,00 iniciales del Impuesto sobre Sociedades.

  5. MARGA dijo:

    Exacto Felipe !!!!!

  6. Autónomo dijo:

    Partes importantes que hay que tener en cuenta son los seguros de salud del autónomo y la responsabilidad civil. No tengo clara la conveniencia en cada caso.

  7. Izaskun dijo:

    Estoy trabajando como autonomo dependiente y ahora quieren que un grupo de doce trabajadoras nos agrupemos constituyendo una comunidad de bienes . que ventajas y desventajas tiene hacerlo asi? Gracias…

  8. felipe gil dijo:

    hay algo que no entiendo porque los que escriben aqui parecen políticos enmascaran el vocabulario, expliqueme alguien esto si me gano 3000 euros al mes en mi bolsillo, libre ya de impuestos son 36000 al año , cuánto se queda el irpf, no veo ni entiendo porque tienen que hablar o escribir en cristiano, es tan difícil, y luego te dicen al final , vete a un gestor esos son los enemigos de los autónomos pequeños, ni caso te hacen, no ayudan en nada si eres un autónomo pequeño te dicen tu paga esto ya
    me gustaría que funcionara de otra manera, creo que esta pagina era para acabar con esos que trabajan un dia cada tres menses y te cobran tres meses de tu trabajo y caro.

    bueno si alguien me explica lo del irpf bien le invito a una comida bien buena,gracias segun leo o es justo yo trabajo les doy casi la mitada los impuestos y al final con 65 años te llevas una jubilación de 450 euros eso se llevo un colega
    entiendo cuando alguien se vuelve a trabajar en negro
    y los españoles vuelven y eligen los mismos legisladores
    bueno un saludo a todos

  9. Noelia Olid dijo:

    Parece que no habeis tenido en cuenta que comparais dos cosas distintas. En IS se tributa por el beneficio puro y duro. En IRPF estáis hablando de base imponible, es decir, el beneficio de la actividad económica modificado por otra serie de rendimientos, reducciones y mínimos personales y familiares. Por tanto, simplemente teniendo en cuenta la facturación o incluso el beneficio no se puede comparar entre ambos modelos.

  10. Mario Rodríguez dijo:

    El artículo no tiene en cuenta la doble imposición que tenemos en España: 1º pagas el IS, y después los beneficios tributan en el IRPF a no ser que los uses para capitalizar la empresa.

    Por tanto, la respuesta al título ¿qué me conviene para pagar menos, autónomo o SL? SIEMPRE autónomo.
    Las razones por las que conviene elegir SL pueden ser otras, principalmente cuestiones de imagen

  11. Juan dijo:

    Yo he estado a punto de cambiarme de autónomo a Sociedad, pero haciendo cuentas resulta que al hacer a mi mujer autónoma colaboradora y poder deducirme su salario y su seguridad social, ya la diferencia no es tanta y me evito el tremendo rollo de contabilidades y asesorías, con el gasto que ello supone. Que al final todo autónomo lo que quiere es disponer de su dinero limpio para invertirlo o gastarlo donde quiera, y en sociedades, al repartir los beneficios te vuelven a sangrar y si no dejarlos en la sociedad, ¿para qué? a no ser que quieras ampliar el negocio.

  12. Rubén dijo:

    En el artículo falta comentar la tributación IRPF de los autónomos con actividad profesional que es del 15% y de los nuevos autónomos que es reducida al 7% (ya que la reducción de sociedades inicial se comenta), por lo que desde mi punto de vista ser autónomo sigue siendo más ventajoso que montar una SL para estructuras muy pequeñas de un solo trabajador o dos o tres trabajadores que trabajen como autónomos y se subcontraten entre ellos.

    • Respuesta a Rubén:
      Alberto Sánchez dijo:

      Hola Sr. Rubén; el 15% o el 7% (éste último sólo durante los dos primeros ejercicios, creo recordar) “no” es la tributación del IRPF, sino la “auto-retención” que se tienen que hacer los profesionales en sus facturas emitidas y funciona como un “ingreso a cuenta” del 20% que hay que liquidar a la AEAT de la diferencia entre Ingresos – Gastos, de los sucesivos períodos impositivos trimestrales, y de forma acumulativa, desde el primer día del inicio de la actividad, o desde el inicio de la actividad – si no coinciden – hasta la finalización del ejercicio.

      • Respuesta a Alberto Sánchez:
        Rubén dijo:

        Cierto, pero si la base de beneficios anual es bastante baja (no recuerdo la cantidad exacta) no tendrás que aportar ese 5% restante en la declaración, incluso es muy probable que Hacienda te devuelva algo de ese 15% de IRPF.

  13. Alberto dijo:

    Interesante artículo. Para mí la cifra es superior a 40.000€, pero no se puede generalizar, cada caso es un mundo, pero está bien que se empiece a pensar sobre esas cifras.

    Sobre la tributación, se ha olvidado citar el salario del empresario en una SL (bien como trabajador, bien como administrador o incluso ambos), algo importante a la hora de calcular “la factura fiscal anual”:

    Si como empresario individual (no me gusta la figura jurídica inexistente del “autónomo”) gana 50.000€ y en una SL gano 50.000€ pero me pongo 50.000€ de sueldo, al final la SL gana 0€ y no paga IS. Esos 50.000€ se van a IRPF como en el “autónomo”, incluso con alguna reducción mayor.

    Con una SL puedes “jugar” con esos dos impuestos (cuidado con la forma de jugar), pero estoy de acuerdo que los costes suben de forma considerable, sobre todo de gestión.

    También estoy de acuerdo en que se gana “imagen de la empresa”. Por desgracia, para muchos un “autónomo” no es una empresa y parece que una SL sí. Si existiera más cultura empresarial, ese asunto de la imagen podría desaparecer en muchos sectores.

    Y por último, más respeto hacia la profesión de asesor fiscal. Siempre recuerdo una frase: “No cobro por lo que hago, cobro por lo que sé”. Y sirve para muchas otras profesionales.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
*