Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

La contabilidad del autónomo y la pyme

Introducción a la contabilidad

Como presentación a nuestra nueva sección de contabilidad del autónomo y la pyme os traemos un artículo de aproximación a los conceptos contables más básicos, y así entender qué es exactamente, para qué sirve y a quién va dirigida la información contable. Por otro lado, te informamos de cómo debe presentarse la contabilidad de los autónomos y de las pymes para que no te pilles los dedos con las exigencias legales de Hacienda.

Artículo actualizado el 13/6/2016 y escrito por Infoautónomos

Como autónomo o empresario debes saber que la contabilidad es imprescindible en el funcionamiento, tanto operativo como legal, de un negocio. Pero es muy probable que, si la haces tú mismo y no tienes conocimientos contables, acabes un poco abrumado y sin saber bien lo que estás haciendo. A través de este artículo y la sección que presentamos esperamos que todo te sea mucho más fácil.

No obstante, siempre queda la alternativa de dejarlo todo en manos de una asesoría profesional para poder centrarte exclusivamente en vender y gestionar el negocio.
Aquí vamos a presentarte una iniciación en el mundo de la contabilidad para comenzar a familiarizarte con los conceptos contables básicos.

¿Qué es la contabilidad? Definición

La definición teórica viene a decirnos que la contabilidad es el Sistema de control y registro de los gastos e ingresos y demás operaciones económicas que se realizan en un negocio, empresa o entidad.
La contabilidad tiene su último origen en la incapacidad de memoria del humano para almacenar infinitos datos y nace de la necesidad de registrar todo referencia relacionada con la actividad empresarial.
Y es que, más vale un lápiz corto que una memoria larga.
En definitiva, la contabilidad se encarga de dejar constancia de todo lo que ocurre en la empresa con repercusión económica: es información económica.
Hoy en día dicha información queda almacenada en sistemas informáticos, como puede ser nuestro software de contabilidad, pero antiguamente todo se plasmaba a mano en los clásicos libros contables.
Hasta aquí todo bien ¿no?, pero quedan muchísimas preguntas en el aire. ¡Continuemos!

¿Sobre qué versa la información que registra la contabilidad?

La contabilidad nos informa sobre la situación actual del negocio y sobre su evolución desde su creación o desde cualquier otro punto pasado. Y además, esta información puede ayudarnos a desvelar qué ocurrirá a posteriori, así como, a tomar decisiones futuras.
Por lo tanto, la contabilidad tiene una primera utilidad interna que permite un mejor funcionamiento de la actividad empresarial.

Y, ¿a quién va dirigida esta información contable?

La contabilidad va dirigida a una gran cantidad de agentes aunque no a todos con la misma utilidad o fin, ni con el mismo nivel de exigencia.

  • En primer lugar, va dirigida a la propia empresa, a los jefes y a sus empleados; ya que, como se ha dicho antes, la información contable sirve como apoyo en las tomas de decisiones y permite vislumbrar datos del futuro.
  • Por otro lado, y con mucha mayor exigencia, va dirigida al Estado en general, y a Hacienda en particular, pues este organismo público se basa en los resultados contables a la hora de calcular alguno de los impuestos que debe pagar la empresa.
  • Por último, la contabilidad también se crea en aras a ofrecer un plus de confianza a los socios, colaboradores, proveedores, clientes o acreedores de la empresa, que pueden llegar a exigir informes contables para conocer la solvencia y equilibrio financiero del negocio.

¿Cómo se lleva la contabilidad de un autónomo?

Los autónomos tienen menos obligaciones contables que las sociedades dada la mayor simplicidad de sus actividades. No obstante, la Agencia Tributaria exige un mínimo registro contable a los empresarios y profesionales autónomos en el régimen de estimación directa simplificada. Se trata de un conjunto de libros de registro de las operaciones llevadas a cabo en el negocio del autónomo, los conocidos libros de ingresos, gastos y bienes de inversión.

Puedes ampliar información en nuestro artículo sobre la contabilidad de los autónomos.

¿Cómo se lleva la contabilidad de una pyme?

Con tantos destinatarios y tantas clases de empresas sería un verdadero caos que cada uno llevará a cabo su contabilidad según su propio criterio. Por ello ha sido necesario definir un solo método común que aporte homogeneidad a todas las contabilidades de todas las actividades empresariales en España.

Dicho método queda bien materializado en el Plan General de Contabilidad (PGC). Este Plan recoge una serie de criterios y pasos a seguir de forma obligada por el empresario para presentar sus estados contables (balance de situación, cuenta de resultados y memoria) ante la administración y para crear su contabilidad externa, o sea, aquella que vaya dirigida a agentes ajenos a la empresa, fundamentalmente hacienda y el Registro Mercantil.

Cosa distinta es la contabilidad interna, también denominada contabilidad de costes, que va dirigida tan solo a la propia empresa y que, por tanto, no está vinculada por ninguna norma de obligado cumplimiento.

Los autónomos en estimación directa normal también tienen que llevar una contabilidad acorde al código mercantil, es decir, al Plan General de Contabilidad.

Para ampliar información puede ser de tu interés nuestro seminario online "Entender las Cuentas de tu Negocio":

                                              Entender las Cuentas de Tu Negocio

Conceptos avanzados de contabilidad

Una vez te has familiarizado con la contabilidad estás preparado para conocer algunos conceptos contables más avanzados que te ayudarán en la gestión contable de tu actividad empresarial:

  • Fondo de maniobra: indicador de liquidez, o sea, la capacidad para hacer frente a los pagos a corto plazo.
  • Umbral de rentabilidad: nivel de ventas a partir del cual se comienzan a cubrir los costes fijos y variables.
  • Tablas de amortización: que te guían a la hora de hacer la reserva de dinero necesaria para recuperar la inversión realizada por un activo adquirido.
  • Ratio de liquidez: indicador que te ayudará a controlar tu tesorería.
  • Ratio de solvencia: capacidad que tiene una empresa para hacer frente a sus obligaciones de pago.

En los próximos meses iremos ampliando esta sección con muchos más conceptos contables.

comments powered by Disqus