Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Gestión de Recursos Humanos

El contrato mercantil

La relación del autónomo con el contrato mercantil es muy estrecha pero ¿sabes diferenciar el contrato mercantil de un contrato laboral?, ¿conoces  su contenido y las ventajas que ofrece a los trabajadores por cuenta propia? En este artículo abordamos aquellos aspectos que definen este contrato jurídico y ponemos a tu disposición un modelo de contrato mercantil.

Artículo actualizado el 13/3/2017 y escrito por Infoautónomos

El contrato mercantil está a la orden del día en la actividad de autónomos y trabajadores freelance que prestan temporalmente sus servicios a otros trabajadores por cuenta propia. En este post te explicamos todo lo que debes tener en cuenta antes de firmar un contrato mercantil y te facilitamos un modelo de plantilla descargable.

1. En qué consiste el contrato mercantil

El mercantil es un tipo de contrato entre dos personas físicas o jurídicas que acceden de mutuo acuerdo a la comercialización de unos servicios por un tiempo determinado a cambio de un precio o comisión. En lenguaje coloquial es el que define la relación entre contratante y contratado.

¿En qué difiere entonces el contrato mercantil del contrato laboral? En la condición laboral de prestador de servicios que actúa como autónomo y tiene independencia del empresario que adquiere su trabajo. Aunque bien es cierto que los participantes en este tipo de contrato están en igualdad de condiciones y el autónomo contratado no está supeditado al empresario contratante como un trabajador asalariado, el prestador de los servicios sí debe dar cuentas del proyecto, su evolución y rendimiento.

Para que un contrato mercantil tenga validez debe tener los cuatro elemento recogidos en el artículo 1502 del Código Civil que lo regula:

  • La capacidad de las partes para ejecutar la compraventa de servicios

  • El consentimiento mutuo de las partes para llevar a cabo el negocio jurídico

  • El objeto y la causa lícitos:  Ambos deben ir en consonancia con la ley y el orden público.

2. ¿Qué información contiene un contrato mercantil?

Todo contrato mercantil debe recoger al menos estos cuatro puntos:

  • Datos de identificación de los firmantes o las empresas participantes, esto es, nombre comercial, razón social, NIF y domicilio. También los datos personales de los los autónomos o empresarios implicados.

  • Objeto por el que se firma el contrato, es decir, el fin comercial.

  • Duración: El proyecto que es motivo de contrato mercantil tiene duración predeterminada entre las partes.

  • Forma de retribución y pago: En caso de que el pago fuera por comisión deberá concretarse el porcentaje de la misma.

  • Obligaciones de las partes: Tanto contratado como contratante  están sujetos a una serie de obligaciones que vienen contempladas en los artículos 1461 y 1500 respectivamente del Código Civil y constituyen el punto de partida en este tipo de contrato.

Además, el contrato mercantil puede incluir tantas estipulaciones como consideren las partes. Pueden estar referidas a la extinción del contrato o a la confidencialidad durante la ejecución del proyecto. Consulta nuestra plantilla modelo de contrato mercantil para verlo más claro.

3. Ventajas del contrato mercantil

El contrato mercantil es el más común de los realizado entre empresas y autónomos por las facilidades que presta. La persona o empresa contratante evita pagar IRPF y Seguridad Social de la persona contratada, que en su condición de autónomo, ya hace frente a estas obligaciones. Al no tratarse de un empleado en plantilla, el comprador está exento del pago por baja laboral, vacaciones, indemnizaciones o finiquito por despido.

Y en el caso del trabajador autónomo que presta el servicio, ¿cuáles son las ventajas?

Como anteriormente hemos comentado el contrato mercantil es el más común entre autónomos y empresas. Hay que pensar que son muchos los trabajadores por cuenta propia cuya actividad y forma de vida se basa en proyectos formalizados mediante contratos mercantiles. Se trata de autónomos con un amplia cartera de clientes que ven compensado este modus vivendis con la posibilidad de ser su propio jefe, la flexibilidad horaria que ello le permite y la realización personal.

4. El contrato mercantil y el falso autónomo

Pero no todo son ventajas. En ocasiones las empresas contratantes sirven de  la disponibilidad del autónomo para ofrecer un contrato mercantil que lo convierte en falso autónomo, es decir, un trabajador en plantilla con la desventaja de que carece de los mismos derechos que los compañeros asalariados.  Dicho de otra manera, el falso autónomo es aquel trabajador que presta un servicio por cuenta ajena en la empresa pero es considerado autónomo y como tal tratado. Esta práctica de contratación, muy común en época de crisis, es ilegal y constituye un fraude a la Seguridad Social.

Es importante saber diferenciar entre Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente (TRADE) y el falso autónomo. Partimos de la base de que como hemos comentado éste último constituye fraude por parte de la empresa que lo emplea. Además, aunque tanto TRADE como falso autónomo están sujetos mediante contrato mercantil  a un mismo cliente al que facturan la mayor parte de sus servicios, el primero de ellos goza de una protección y unas condiciones superiores no solo a las del falso autónomo sino al trabajador por cuenta propia en general.

Descargar modelo de contrato mercantil

    • Javier Santos
    • 19 de mayo de 2017 a las 18:38
    • Hola Dolores
      No estás obligada, la factura puede ser suficiente. Ahora bien, si el cliente te lo pide y esperas que te vuelva a contratar en el futuro quizás debas acceder por motivos comerciales.
      Un cordial saludo
comments powered by Disqus