Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Expansión y crecimiento empresarial

El cuadro de mando integral

El Cuadro de Mando Integral es una poderosa herramienta de gestión o monitorización que puedes utilizar en tu PYME. Gracias a la clara representación visual de los principales objetivos e indicadores de tu negocio, lograrás mejorar los resultados e involucrar tanto a empleados, como al cuerpo directivo.

Artículo actualizado el y escrito por Infoautónomos

Si tienes una pequeña empresa, es muy probable que te sientas desbordado con la cantidad de tareas a realizar. En un contexto como el tuyo, es muy complicado llevar a cabo un adecuado seguimiento del rumbo de tu negocio, lo que a la postre supone un total descontrol y la incapacidad para plantear estrategias de crecimiento. Por ese motivo, te recomendamos utilizar una herramienta como el Cuadro de Mando Integral.

¿Qué es el Cuadro de Mando Integral?

El Cuadro de Mando Integral (CMI) -también conocido como Balanced Scorecard (BSC)- es una herramienta que te permitirá establecer los objetivos que deseas para tu empresa, y monitorizarlos visualmente de forma regular. Se representa en forma de panel visual -a menudo, una matriz de 2x2- en la cual se plasman los ámbitos más relevantes de tu negocio y se incluyen los indicadores clave (KPIs) para cada uno de ellos.

Originalmente, la idea del CMI fue publicada en los años 90 en un artículo de la revista Harvard Business Review. Sus autores, Robert Kaplan y David Norton, querían plantear una herramienta para los gestores de negocios, la cual permitiera hacer un seguimiento de la empresa más allá de los indicadores económicos habituales.

El Cuadro de Mando Integral aplicado a las PYMEs

Tradicionalmente, se ha considerado que el CMI es una herramienta propia de grandes empresas con cientos o miles de empleados, y un gran abanico de departamentos y procesos. Sin embargo, el CMI también puede ser aplicado eficazmente en una PYME para mejorar la gestión y el seguimiento de los resultados. La clave radica en saber centrarse en los aspectos clave, simplificando lo máximo posible los contenidos expuestos. En el próximo apartado,vamos a explicarte los distintos apartados de un CMI, y recomendarte solamente aquellos indicadores esenciales.

Cuadro de mandos

¿Qué incluye el Cuadro de Mando Integral?

Hoy en día existen muchas variables de CMI, si bien la versión original sigue plenamente en vigor, e incluye cuatro ámbitos o perspectivas de seguimiento:

  • Perspectiva financiera: En esta parte se han de consignar aquellos indicadores que miden la creación de valor de la empresa, desde el punto de vista de sus accionistas. Es habitual incluir ratios como el ROI, el flujo de caja o el ratio de endeudamiento.

  • Perspectiva del cliente: Este ámbito alude a la situación de la empresa dentro del mercado en el que opera. Aquí es fundamental conocer, tanto las opiniones y el valor percibido por los clientes, como la situación respecto a otros competidores. Algunos de los indicadores más útiles son la cuota de mercado, la comparativa de precios y servicios ofrecidos por tu negocio y la competencia, el número de reclamaciones y los ratios de fidelización.

  • Perspectiva interna o de procesos: Esta faceta de tu negocio se suele desglosar en los distintos tipos de procesos que pueden llevarse a cabo en una empresa: Operaciones, gestión de clientes, proveedores, innovación, recursos humanos, responsabilidad social corporativa, etc. Como puedes suponer, estos procesos serán muy distintos en función del tipo de negocio que tengas. Se pueden incluir indicadores muy variados pero considerablemente relevantes, tales como indicadores de calidad, costes de producción, introducción de nuevos productos o servicios, etc.

En cualquier caso, si tu negocio es una PYME o una startup es muy posible que vuestros procesos sean especialmente simples, e incluso dispongáis de gran flexibilidad para adaptarlos en cada momento; lo cual, bien aprovechado, puede suponer una ventaja competitiva frente a empresas más grandes. Por ese motivo, es muy posible que tan sólo necesites centrarte en los procesos más relevantes para el momento actual de desarrollo de tu negocio. Ten en cuenta, además, que estos procesos afectarán directamente a la evolución de las perspectivas financiera y de clientes.

  • Perspectiva de aprendizaje y crecimiento: Éste es uno de los ámbitos que más importancia están adquiriendo en la actualidad, dado que influye directamente en la capacidad de tu negocio para retener a los mejores empleados y generar mayor valor en tus productos o servicios. Los planes de formación y carrera, el coaching y cualquier otro factor de esta naturaleza deberían tener un seguimiento en el CMI.

¿Cómo elaborar y utilizar un Cuadro de Mando Integral?

  • En primer lugar, permítenos insistir en que los ámbitos o perspectivas expuestas son tan sólo una guía. No es necesario que incluyas todos y cada uno de los indicadores o factores a los que hemos aludido, sino sólo aquellos que puedas supervisar de forma regular. De hecho, se recomienda no incluir más de 7 indicadores por bloque, lo que en el caso de una PYME, bien podría reducirse a la mitad.

  • En segundo lugar, debes asegurarte de que el CMI está en consonancia con la estrategia que hayáis planteado en vuestra empresa, mediante la utilización del DAFO y el CAME correspondientes. Analiza primero tu negocio y define una estrategia. Crear un CMI que no preste atención a los factores que reflejen el éxito o fracaso de vuestra estrategia será un ejercicio muy poco práctico.

  • En tercer lugar, ten presente que, aunque existen sofisticados softwares para elaborar un CMI, nada impide que utilicéis un sencillo y económico documento de Excel, y lo compartáis en la red interna de la empresa.

  • Finalmente, debes tener en cuenta que el CMI se vuelve útil cuando es examinado y seguido, tanto por los gestores de una empresa, como por sus empleados. Monitorizar conjuntamente los factores más importantes de vuestro negocio y hacerlos públicos generará:

    • Una gran involucración y motivación por parte de los empleados de tu negocio.
    • Un mayor nivel de responsabilidad por parte de los directivos de tu negocio.

Tal y como has podido comprobar, el Cuadro de Mando Integral es una excelente manera de ofrecer de una forma sencilla una representación visual de la marcha de tu negocio, de manera que todo el mundo pueda ser consciente de ésta, y adoptar las decisiones necesarias rápida y eficazmente.

comments powered by Disqus