Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Gestión Financiera

Consejos de gestión financiera para autónomos y pymes

Para que cómo autónomo o pyme estés más cerca del éxito en la gestión financiera de tu negocio, te ofrecemos siete recomendaciones en materia de planificación financiera, estructura de costes, liquidez, gestión de tesorería, financiación a corto plazo y aplazamiento de pago, para que valores su posible implantación.

Artículo actualizado el 23/9/2015 y escrito por Infoautónomos

1. Ajusta la financiación externa a las necesidades del proyecto:

Las pymes y autónomos con éxito en sus negocios suelen endeudarse en un nivel óptimo, evitando tanto un endeudamiento excesivo al que pudieran tener dificultades para hacer frente, como una escasez de recursos financieros que impidan el crecimiento y consolidación del negocio, conduciéndole a la mediocridad o incluso al fracaso. Encontrar este equilibrio es fundamental en la gestión financiera de cualqueir negocio.

No hay que tener miedo a un cierto nivel de endeudamiento siempre y cuando hayamos analizado la capacidad del negocio tanto para generar beneficios que compensen los intereses a pagar como la liquidez necesaria en todo momento para ir devolviendo el dinero al banco. Y de esa forma tendremos un negocio más fuerte que si sólo contamos con nuestros propios recursos. Y con el tiempo se fortalecerá tu relación con los bancos y el propio negocio llegará a ser garantía suficiente para su conseguir la financiación necesaria para su expansión.

2. Asegúrate una estructura de costes flexible y ajustada:

Las pymes y autónomos de éxito suelen tener una estructura de costes flexible y ajustada a las necesidades reales de su negocio, evitando incurrir en un exceso de costes fijos. Analiza bien tus costes para ver cuáles son tus márgenes de actuación.

3. Evita los problemas de solvencia y liquidez:

Debes planificar bien la tesorería de tu negocio, realizando una previsión de cobros y pagos que te permita mantener siempre el equilibrio necesario y anticiparte a situaciones de falta de liquidez y por tanto de morosidad, uno de los principales problemas a los que tienes que enfrentarse las pymes y autónomos, siendo una de las principales causas de cierre de negocios.

En nuestra sección de utilidades puedes descargarte gratuitamente una plantilla modelo en hoja de cálculo para efectuar tu  Previsión de Tesorería. Ha sido especialmente diseñada para facilitar a los autónomos y las pymes el seguimiento de su situación de tesorería.

                                 Descargar Plantilla de Tesorería / Cash Flow

4. Gestiona tus cobros y pagos:

En negocios en los que no se cobra al contado es necesario prestar una atención especial a esta tarea. Por un parte tendrás que incentivar y/o presionar a tus clientes para que te paguen cuando antes, ofreciendo descuentos y estando encima de ellos, y por la otra parte tendrás que negociar con tus proveedores para retrasar tus pagos hasta que tú hayas cobrado. Y se trata de que todo esto no te quite mucho tiempo.

Debes tener cuidado si tus ingresos dependen de unos pocos grandes clientes, ya que en ese caso tu tesorería depende en gran medida de la de ellos y un retraso por su parte puede generarte muchos problemas. Ten siempre listo un plan B por si esto sucede.

5. Utiliza la financiación a corto plazo que ofrecen los bancos:

Para cubrir los desfases temporales entre tus cobros y pagos lo normal es recurrir a las líneas y pólizas de crédito o a las líneas de descuento de pagarés y cheques. Sale caro pero evita muchos problemas. Y si el desfase deja de ser temporal y se convierte en estructural, lo que necesitas es financiación a largo plazo.

De todas formas ten cuidado con las pólizas, mide bien tu capacidad de devolverlas para evitarte agobios innecesarios y piensa que casi siempre es preferible la financiación externa a largo plazo ya que te aporta mayor estabilidad y suele ser más barata. El problema es que te la concedan, lo que dependerá de tus avales y de lo importante que llegues a ser como cliente para tu banco.

6. Valora la posibilidad de comprar tus instalaciones:

Te interesa comprar el local, nave u oficina donde se ubica tu negocio si se cumplen las siguientes condiciones:

  • Tu negocio funciona bien, con un ritmo estable de ingresos y beneficios
  • El precio del alquiler que pagas es sólo un poco menor que la cuota mensual del préstamo que necesitas para comprarlo
  • Existe cierta perspectiva de revalorización, algo que dada la situación del mercado inmobiliario hay que medir con mucho cuidado actualmente.

7. Gestiona los aplazamientos de pago de Hacienda y la Seguridad Social

En ocasiones puede interesarte que la Administración te financie solicitando el aplazamiento de tus obligaciones. Hacienda acepta un aplazamiento máximo de 30.000 euros sin aval y la Seguridad Social de otros 30.000, aunque en ambos casos tendrás que pagar el correspondiente recargo. Para solicitarlos deberás acudir presencialmente a estos organismos y cumplimentar los impresos correspondientes.

    • Pedro
    • 20 de marzo de 2012 a las 10:16
    • Una forma de reducir costes es acuediendo a los centros de negocios para tener ahí la oficina o despacho. Muy recomendable los centros de negocios Lexington, del que guardo un buen recuerdo y recomiendo siempre. Si queréis info http://www.lexington.es
comments powered by Disqus