Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Marketing y ventas

10 ideas para montar un escaparate atractivo. El concepto

El escaparate es un elemento fundamental de tu tienda o comercio. En estas 10 claves te explicamos la importancia del concepto, la elección del producto a mostrar, la adaptación a cada temporada, la importancia de la creatividad e innovación y la llamada a la acción.

Artículo actualizado el 9/10/2015 y escrito por Infoautónomos

Escaparate de comercio
Un buen escaparate es fundamental para impactar al viandante
 que pasa con prisa frente a tu comercio. Por muy bueno que sea tu producto, si no lo muestras de la forma adecuada, puede que estés echando a perder todo el trabajo que has invertido en desarrollarlo o que sus cualidades, su calidad o su originalidad queden en un segundo plano.

El escaparate de cualquier comercio refleja la esencia de lo que se está vendiendo, pero también de una forma de hacer, de un estilo de vida o de una filosofía comercial. Es por ello que hemos reunido 10 claves para hacer que tu escaparate sea todo un éxito y condense todos los aspectos que quieres transmitir a tu clientela, muestre tus productos o servicios de la forma más adecuada y consiga captar la atención y despertar esa curiosidad que hará que tus clientes no sólo se detengan en la puerta, sino que crucen el umbral de tu establecimiento.

En primer lugar hay que hacer una distinción entre la definición del concepto que regirá tu escaparate y las especificaciones técnicas que hay que tener en cuenta a la hora del montaje.

1. El concepto

Es la ‘idea’ que determinará lo que mostrarás en el escaparate, cómo lo mostrarás y los requerimientos técnicos y escenográficos que necesitarás. Existen multitud de tendencias a la hora cristalizar esta idea, desde el minimalismo más absoluto a complejas escenografías en torno a un tema determinado. Si bien el escaparatismo es todo un arte que las grandes cadenas explotan con maestría gracias a que disponen de importantes recursos, lo más importante es que elijas el concepto que elijas, sea capaz de adaptarse a tu producto y mostrar sus cualidades de la forma más adecuada. No es necesario tirar la casa por la ventana, sólo conocer tu producto y hacerlo atractivo a tu clientela de forma original.

2. ¿Qué mostrar?

Éste aspecto va muy unido al anterior y determina la primera impresión que se llevará tu clientela sobre tu establecimiento. Hay quien opta por recargar el escaparate con miles de productos y quien escoge uno o dos elementos estrella y deja que representen a los demás. Lo aconsejable es mostrar de forma equilibrada una selección de lo que se puede encontrar en el interior, pero dejando que cada elemento adquiera protagonismo por sí mismo. Existen productos que ‘se venden solos’ y que pueden ser un buen reclamo para mostrar a su alrededor otros menos llamativos, pero que presentados de forma atractiva pueden tener mucho potencial.

3. Adapta tu escaparate a cada temporada.

La actividad comercial se mueve por temporadas y existen grandes hitos, como las rebajas, las navidades o el verano, en los que es necesaria una reestructuración del concepto para actualizarlo a cada época del año. Si bien es cierto que estos cambios son más normales en algunos sectores, como el textil, es recomendable que, sea cual sea tu producto, adaptes tu forma de mostrarlo a cada momento. De esta forma conseguirás que tus clientes vean con un aire completamente renovado tu establecimiento, aunque tus productos sean más estáticos a lo largo de las temporadas.

De igual forma, si tienes una gran variedad de productos o éstos cambian de forma regular, es importantes que cambies tu escaparate cada tres-cuatro semanas. De esta forma podrás mostrar todas las novedades que llegan a tu tienda o dar salida a productos que tienes olvidados en un rincón del local pero que, con un nuevo aire y una correcta presentación, pueden atraer de nuevo a tu público.

4. Originalidad, creatividad, innovación…

… requisitos indispensables para cumplir con la principal función de un escaparate: llamar la atención. El escaparate no es la prolongación de tu tienda, es su carta de presentación y, cuanto mayor sea impacto en el cliente, mayores posibilidades de que éste invierta unos minutos de su tiempo en escuchar el mensaje que quieres lanzar. Cuenta una historia, introdúcete en su espacio visual, dale pistas sobre lo que puede encontrar dentro, fomenta la curiosidad y la intriga, apela a sus emociones o simplemente, invítale a jugar, a resolver, a probar. Cualquier estrategia que pueda adaptarse a tu producto o tu mensaje es válida. Sólo tienes que encontrar el elemento diferenciador de tu tienda respecto a otras y explotarlo en tu escaparate.

5. Lo más importante, ¡call to action!

Tu escaparate tiene que invitar a tus potenciales clientes a entrar en tu establecimiento. Bien sea porque les ha gustado lo que han visto, bien sea porque se han quedado ‘con ganas de más’. Aquí entra en juego el arte de la seducción y muchas veces es mejor sugerir que enseñar o mostrar los aspectos más atractivos de tu negocio con la promesa de que encontrarán algo bueno en el interior.

Una vez conceptualizada la idea, ¡llegó el momento de ponerse manos a la obra! Pero es importante tener en cuenta una serie de especificaciones técnicas que merecen un post a parte y que pronto podrás leer en el blog de Infoautónomos.

                           Ver siguientes 5 claves de escaparatismo

comments powered by Disqus