Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Tipos de sociedades

El autónomo societario: Guía esencial

Si tienes una sociedad mercantil o estás pensando constituir una, necesitas conocer todos los detalles acerca del régimen jurídico del autónomo societario.

En este artículo analizamos sus características y funcionamiento así como los cambios legislativos que afectan tanto a su forma de remuneración como a su cuota de autónomos (base de cotización y bonificaciones).

Artículo actualizado el 17/3/2017 y escrito por Ivo Fiz

autonomo-societario

Los continuos cambios y retoques legislativos que han tenido lugar a lo largo de los últimos 12 meses en lo que se refiere a la figura del trabajador autónomo pueden resultar bastante confusos. Especialmente en el caso del trabajador autónomo societario, cuya situación ha empeorado notablemente por motivos que, en seguida, explicaremos. Pero antes debemos abordar la definición de autónomo societario y sus principales características de funcionamiento.

¿Qué es un autónomo societario?

Un autónomo societario tiene la misma condición que un trabajador autónomo, con el añadido de haber constituido una sociedad mercantil, como por ejemplo una sociedad limitada. La figura del autónomo societario no tiene ventajas per sé. De hecho, es una categoría concebida, en parte, para evitar que los participantes de una sociedad mercantil lleven a cabo determinados fraudes económicos. Por ese motivo, darse de alta como trabajador autónomo societario es obligatorio para todos los socios que:

  • Tengan al menos el 25% de las participaciones de una sociedad y desempeñen labores de dirección o gerencia dentro la propia sociedad.

  • Tengan al menos 33% de las participaciones de una sociedad y trabajen en la propia empresa.

  • No cuenten con participaciones pero convivan con un socio que tenga al menos el 50% de éstas.

¿El autónomo societario cobra nómina o factura?

Sin lugar a dudas, uno de los aspectos que más revuelo han causado ha sido la cuestión de la forma en la que los autónomos societarios cobran por su trabajo. Anteriormente, este tipo de socio podía cobrar una nómina por parte de la empresa, y sus correspondientes servicios tributaban como rendimientos del trabajo.

La reforma del artículo 27.1 de la Ley del IRPF parecía haber puesto punto y final a esa situación. Sin embargo, esto es algo que, la Agencia Tributaria y la Dirección General de tributos se han encargado de aclarar y, por el momento, desmentir.

Actualmente, es necesario distinguir entre aquellos socios que llevan a cabo una actividad independiente de la sociedad de los que no:

  • En el primer caso, será necesario facturar con el correspondiente IVA.

  • En el segundo caso, será posible recibir una nómina por parte de la sociedad. Ahora bien,

¿Cuándo se considera que el socio desarrolla una actividad como profesional independiente?

De acuerdo con los criterios establecidos por la propia Dirección General de Tributos, el socio está llevando a cabo una actividad independiente cuando:

  • Utiliza medios materiales y personales propios para el ejercicio de su actividad.

  • No forma parte ni se somete a la estructura organizativa de la sociedad para el desempeño de su actividad profesional; es decir, puede fijar sus propios horarios de trabajo y vacaciones.

  • El beneficio y el riesgo económico en el desempeño de la actividad recaen directamente sobre el autónomo societario, en lugar de sobre la sociedad.

  • Se asume una responsabilidad contractual entre el autónomo societario y sus clientes. No obstante, cabe señalar que, de acuerdo con la jurisprudencia europea, este último criterio no se puede considerar causa suficiente para determinar el carácter independiente de una actividad económica.

¿Trabajador autónomo societario pero sin emitir facturas?

Si el socio en cuestión no se encuentra inmerso en uno de los casos anteriores, no tendrá necesidad de facturar y podrá ser receptor de una nómina por parte de la sociedad.

Por otro lado, la Dirección General de Tributos también ha especificado que:

  • Si los activos principales para el desarrollo de su actividad se hallan en la sede de la sociedad, el socio no tendrá obligación de gravar IVA y, por tanto, queda excluido de la emisión de facturas. No obstante, eso no le exima de tener que darse de alta como autónomo en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos).

  • Lo recomendable será analizar cada caso determinar si efectivamente el trabajo del socio debe ser considerado como una actividad independiente.

Ciertamente, esta enorme dosis de incertidumbre jurídica no hace sino poner de manifiesto la precipitación con la que se han realizado los cambios legislativos en materia de tributación.

En el caso de cobrar por nómina y ejercer un cargo de administrador retribuído o ejercer funciones de gerencia con al menos el 25% del capital social, deberá cotizar en el régimen de autónomos y se le deberá practicar una retención del 19% si la sociedad factura menos de 100.000 euros anuales o del 35% si factura más.

En el caso de no ejercer funciones de dirección o gerencia tener menos de 1/3 del capital social podrá cotizar en el régimen general de trabajadores y cobrar por nómina con retenciones acordes a las tablas de IRPF.

¿Cómo cotizan los autónomos societarios?

El otro quebradero de cabeza para PYMES y autónomos societarios ha sido el cambio en la forma de cotización de estos últimos, en caso de que se den de alta en el RETA.

Una cuota de autónomos más cara

En 2017 la cuota de los autónomos societarios se ha incrementado un 8%, que es el porcentaje que ha subido de acuerdo con la Ley de Presupuestos Generales del Estado, la base mínima de cotización dell grupo 1 del Régimen General, un total de 1.152,80 euros, que es la que aplica a los autónomos societarios. En consecuencia, la cuota de los autónomos societarios en 2017 supone 344,69 euros. Esta cantidad supone un incremento del 29% respecto a un autónomo normal y también afecta a cualquier trabajador autónomo que tenga contratados a más de 10 trabajadores.

¿Es posible acogerse a la tarifa plana de 50 euros para nuevos autónomos?

Una de las cuestiones que más revuelo ha generado ha sido la imposibilidad de que los autónomos societarios pudieran acceder a la erróneamente conocida como “tarifa plana” de 50 euros, en caso de estar dándose de alta como autónomos por primera vez.

Inicialmente, muchos emprendedores comenzaron a acogerse a esta bonificación al tiempo que constituía una sociedad, para meses después verse sorprendidos por la Subdirección General de Ordenación e Impugnaciones de la Seguridad Social, la cual argumentaba que los beneficios previstos para jóvenes o nuevos emprendedores no son aplicables en el caso de socios de sociedades mercantiles, por entender que se trata de personas jurídicas.

Como has podido comprobar, la situación del trabajador autónomo societario no es precisamente idílica, e invita a la reflexión acerca del momento más conveniente para constituir una sociedad mercantil.

¿QUIERES REDUCIR TU GASTO FISCAL CON INFOAUTÓNOMOS?
Desde 59 €/MES, descubre con Infoautónomos una nueva manera de gestionar tu pyme

Descubre nuestro servicio de asesoría para pymes

    • carlos
    • 9 de diciembre de 2015 a las 13:36
    • A todo esto pagamos un 20% mas de cuota de autonomo.. Increible.
    • Mario Rodríguez
    • 10 de diciembre de 2015 a las 09:00
    • la mayoría de las veces justifican los cambios de legislación con el ya ultra-repetido "nos queremos igualar a Europa".
      Sin embargo con las cotizaciones de los autónomos en lugar de intentar parecernos a Europa, los políticos siguen empeñados en asemejarnos a una colonia de Marte.
      Tiene huevos que seamos el país + gravante para los autónomos, cuando el resultado es que se está favoreciendo el fraude, la desprotección y la NO inversión en activos necesarios para mejorar la economía.
      Si pudiese dar un consejo al ministro de economía (o al responsable de tanta insensatez) le diría lo siguiente: 2+2=4, pero también 1+3=4
    • jlopeznav
    • 26 de agosto de 2016 a las 18:51
    • Gracias por el articulo.

      Si lo he entendido bien; Si le echas coraje y valentía a la vida, te animas a emprender y creas una sociedad e intentas generar empleabilidad poniendo en juego tus bienes presentes y futuros, no solo NO se te van ayudar con la tarifa de autónomo (si vas a ser el administrador de tu sociedad y debes de darte de alta como autónomo) sino que además tienes que PAGAR MÁS (porque va a ser autónomo societario). Esto no me tiene pinta de que ayude a fomentar una CULTURA DE EMPRENDIMIENTO en el “país”. Qué pena, eso NO es lo que uno puede entender que nos están diciendo a este respecto los políticos. ¿Cuánta gente pensará que nuestros políticos realmente están esforzándose en poner en marcha medidas para fomentar el tan necesario emprendimiento, apostando por ayudar a los que deciden emprender arriesgándose al hacerlo? parece que la realidad se sitúa a las antípodas de eso que nos cuentan, y así no se sale de esta. Si esto es estar mejor, ¿Cómo se estaba antes? … yo es que soy nuevo.
    • Javier Santos
    • 5 de septiembre de 2016 a las 09:25
    • Hola, lamentablemente es como planteas, la situación de los autónomos societarios no responde a una verdadera política de fomento del espíritu emprendedor. Un cordial saludo y ánimo con tu proyecto!
comments powered by Disqus