Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Trámites de alta en autónomos

Cómo elegir entre Mutua Profesional o RETA

Algunos colegiados profesionales que quieren desarrollar su actividad de forma independiente pueden elegir entre ser mutualistas o autónomos. Analizamos las ventajas e inconvenientes de cada alternativa para tomar una buena decisión entre ser autónomo o cotizar por ejemplo a la mutua de abogados, la mutua de arquitectos o la mutua de procuradores.

Artículo actualizado el 4/12/2015 y escrito por Nuria Molina

Mutua profesional o RETA

En general, los profesionales que desarrollamos nuestra actividad de forma independiente debemos darnos de alta en el régimen de la Seguridad Social conocido como RETA, es decir, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Sin embargo, para algunos emprendedores vinculados a Colegios Profesionales existe una alternativa que son las mutualidades propias.

Una mutua o mutualidad es una asociación de un grupo de personas sin ánimo de lucro que se unen para ayudarse. Los socios aportan una cuota periódica con la que se financian ciertas prestaciones. En este caso, hablamos de una asistencia que pasaría a sustituir las coberturas de la Seguridad Social para los autónomos. Por ejemplo, la jubilación o la incapacidad laboral transitoria.

El grupo de trabajadores que tiene posibilidad de decidir entre ambas opciones es reducido. De hecho, solo comprende a ocho profesiones, cuyas mutuas son:

¿Por qué es importante elegir la opción adecuada?

Tal y como explica literalmente la Seguridad Social, “si el interesado, teniendo derecho, no optara por incorporarse a la mutualidad correspondiente, no podrá ejercitar dicha opción con posterioridad”.

Esto significa que los profesionales que se incorporen al RETA perderán su derecho a acogerse más tarde a la mutualidad si cambian de opinión, por lo que se trata de una decisión sin vuelta atrás. Sí podrán, no obstante, utilizar la mutua como sistema complementario o medio de ahorro, pero para ello deberán seguir pagando su cuota de autónomo. Por esta razón, es muy importante analizar cuidadosamente los pros y los contras de estas dos alternativas.

¿Cómo elegir entre mutua ó RETA?

Antes de nada, tenemos que aclarar que, en términos genéricos, no hay una opción mejor que otra. Todo dependerá de las coberturas que ofrezca cada mutua en concreto, del coste económico y de las prestaciones a las que personalmente queramos acceder.

Sin embargo, sí es cierto que, en los últimos años, ambas alternativas se están equiparando en derechos. De hecho, hoy en día, el Servicio Público de Empleo ya permite capitalizar la prestación por desempleo a través de las mutuas, algo que hasta hace unos años no era posible. Además, se ha reconocido el derecho de asistencia sanitaria por la Seguridad Social para los mutualistas con ingresos inferiores a los 100.000 euros anuales.

Llegado el momento de elegir entre mutua o RETA, nuestro consejo es que estés bien informado.

Coberturas

Consulta las coberturas que ofrece cada una de las opciones y la mensualidad que tendrás que abonar. Ten en cuenta que, en muchos casos, esa cantidad se va incrementando progresivamente, tanto en el caso de la mutualidad como en la Seguridad Social, si te acoges a la tarifa plana, tienes derecho a alguna bonificación en el RETA o aumentas tus cotizaciones.

Fiscalidad

En la parte fiscal, la mutualidad suele salir ganando. Sin embargo, en términos de gestión administrativa no siempre ofrece los procedimientos más eficientes. También es fundamental comprobar la solvencia, ya que tus aportaciones deberán estar disponibles en el futuro si, por ejemplo, sufres algún tipo de incapacidad o te jubilas.

Crea tu tabla comparativa

Lo mejor es que prepares tu propia tabla comparativa valorando todos estos aspectos. Muchas mutuas ofrecen la suya, pero su visión es parcial. Si una vez que hayas comparado pros y contras de ambas opciones, crees que hay un empate técnico, es recomendable que optes por la mutua. Y es que esta decisión es reversible. Es decir, que posteriormente podrás acogerte al RETA si no estás satisfecho, algo que no ocurre al contrario.

Además, incluso si ya eres autónomo, plantéate la posibilidad de combinar ambas opciones. Puedes incorporarte voluntariamente a tu mutua, en vez de hacerlo con una aseguradora privada, y beneficiarte de determinados complementos a un precio más razonable.

    • Eloy
    • 9 de diciembre de 2015 a las 16:50
    • Además, las mutuas pueden cobrar hasta un 20% menos de la cuota del RETA de acuerdo a la legislación actual.
      Un saludo.
    • Nuria Molina
    • 14 de diciembre de 2015 a las 15:08
    • Hola, David:

      No hay ninguna normativa que refleje esta posibilidad. Sin embargo, en algunos casos, la justicia ha dado la razón a emprendedores que querían capitalizar su prestación a través de las mutuas. Es decir que, por el momento, solo hay jurisprudencia al respecto.
      Lamento el malentendido. Vamos a corregir el artículo rápidamente para aclarar mejor este punto.

      ¡Gracias! Un saludo,

      Nuria Molina
    • Javier Santos
    • 25 de noviembre de 2016 a las 19:07
    • Hola
      Buena pregunta, lo tendría que mirar y aquí sólo contesto sobre la marcha. Si quieres que te lo miremos haría falta que compres un bono de media hora para consultas puntuales. Pero la intuición me dice que es probable que te tengas que pasar al RETA.
      Saludos
comments powered by Disqus