Cómo y cuándo cambiar de asesoría fiscal

estrechar manos

El nuevo año 2017 ha comenzado haciendo balance tras el cierre de tu ejercicio contable en 2016. Un balance al que ha contribuido el trabajo de tu asesor en quien durante todo el año depositas tu confianza sobre la buena gestión fiscal y contable de tu negocio.

La relación de tu negocio con tu asesoría es clave para la correcta marcha de de tu actividad profesional y por supuesto la rentabilidad de tu negocio. Por eso, tu asesor dispone de toda la información necesaria para poderlo gestionar adecuadamente: facturas, informes, contabilidad y otros documentos que te hacen replantearte el cambio de asesoría e incluso pensar en aquello de «más vale malo conocido que bueno por conocer».

Lo cierto es que no hay peor sensación para la marcha del negocio que la desconfianza y el descontento con tu asesor así que si es tu caso debes estar atento a este artículo en el que te explicamos lo fácil que es cambiar de asesoría y los aspectos que debes tener en cuenta.

1.Cuáles son los motivos por los que plantearse un cambio de asesoría

Es una cuestión que alberga multitud de respuestas. Motivos puede haber tantos como granos de arena en una playa. Esos motivos estarán determinados por las características la relación de cada autónomo o pyme con su gestor pero se pueden establecer algunos de los más frecuentes:

  • Mala relación calidad precio: El servicio es mucho inferior al coste que te supone.
  • Falta de confianza por una mala actuación: Han errado en más de una ocasión y esto te ha ocasionado problemas.
  • Incremento del precio de manera injustificado cobrándote por servicios que no te prestan.
  • Retrasos en los plazos de gestión y contabilización de facturas.  Tu asesor no llega con tiempo a los plazos previstos.
  • Desinformación en lo concerniente a novedades o subvenciones útiles para el negocio.
  • Dejadez, falta de interés en los problemas de tu negocio.
  • Ha cometido una falta grave que ha derivado en una Inspección de Hacienda o de Trabajo y una sanción económica.

Son razones de sobra para plantearte un cambio de asesor y empezar un nuevo ejercicio con mayor seguridad del trabajo bien hecho.

2. Elegir el momento perfecto

¿Cuándo realizar el cambio? Ante una decisión tan importante para ti y tu negocio esta pregunta cobra especial relevancia. Siempre es buen momento para cambiar a mejor pero existen meses más propicios que te invitan a dar el paso. Los dos primeros meses del año suelen coincidir con un nuevo ejercicio fiscal y contable de tu negocio, un ejercicio que conviene iniciar y cerrar con el mismo asesor. Realizar el cambio de asesoría justo antes del comienzo de un nuevo año fiscal facilita la labor a tu nuevo gestor.

Si hablamos de asesoría laboral la recomendación es la misma, el cambio a comienzos de año posibilita la transición.

3. ¿Cómo debes hacer el cambio de asesoría?

Aunque a priori pueda resultar un embrollo por la cantidad de documentación, a veces original, de la que dispone tu antiguo asesor darte de alta en una nueva asesoría es un trámite sencillo.Tan solo es cuestión contratar los servicios de tu nuevo proveedor de asesoría y notificárselo a la antigua. Durante ese proceso tu nuevo asesor  te facilitará una lista personalizadap o checklist de toda la información que precisa sobre tu negocio, así es como procedemos en Infoautónomos.

4. Aspectos a valorar en la elección de la nueva asesoría

Los factores que determinan si estás acertando con el cambio a tu nueva asesoría son muy variables. Depende de cuestiones como el tipo de cliente, sus necesidades, las cuentas del negocio y por supuesto de sus propias expectativas. Sin embargo hay aspectos que siempre son sinónimo de calidad. Veamos algunos de ellos.

Precio adecuado a tus necesidades: A todos nos duele el bolsillo. Es conveniente tener la opción de pagar solo por lo que necesitas.

  • Claridad en los contratos: La transparencia es la carta de presentación de una buena asesoría. Concretar detalladamente qué servicios se prestan y cuáles quedan fuera de precio es fundamental.
  • Oferta de incentivos: Los bonos descuento, regalos,  la formación gratuita y otros otros recursos proporcionadas por la asesoría constituyen un buen aliciente para el futuro cliente. Es un plus que hay que tener en cuenta.
  • Crecer dentro de la misma asesoría: Es fundamental que te asegures de que puedas cambiar de plan de asesoría  conforme crezca tu negocio y aumentes tus necesidades.
  • Sin cláusulas de permanencia: No hay nada peor que estar atado a una asesoría cuando estás descontento por eso dice mucho a favor del servicio que no te retengan y puedas marcharte cuando lo dispongas.
  • Amabilidad en el trato:Se trata de un aspecto básico pero no por ello menos importantes. Tu asesor debe mostrar cercanía, atención y compromiso personalizados, actitud proactiva y todos aquellos rasgos que denotan la profesionalidad de tu asesor para el que no debes ser un número de DNI.
  • Buena base tecnológica: En el caso de las asesoría online es indispensable que te ofrezcan el mejor servicio tecnológico para facilitarte el intercambio de facturas, informes y otros documentos con tu asesor. Esto es posible gracias al sistema cloud o de tecnología en la nube que tanto ha hecho por la asesoría online.

¿Te ha dado este post un empujoncito para realizar el cambio de asesoría que llevabas planeando? Por nuestra parte, en Infoautónomos, nos ponemos a tu plena disposición ofreciéndote un servicio de asesoría que va desde 25 euros/mes para autónomos y 59 euros/mes para sociedades y con el que podrás dejar tus obligaciones fiscales en manos expertas. Además ser cliente de la asesoría de Infoautónomos y de nuestro sistema club conlleva una serie de ventajas, como el acceso gratuito al Plan Ultimate de nuestro programa de facturación y contabilidad o a la multitud de recursos de nuestro club: ebooks, plantillas, seminarios…

Marina Rivero
Esta entrada fue publicada en autónomos, Pymes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 Comentarios en Cómo y cuándo cambiar de asesoría fiscal

  1. Es complicado que una empresa o un autónomo cambie de asesoría a no ser que la anterior haya cometido un error muy grave. En esos casos es posible incluso reclamar una indemnización por los daños causados, que pagará su seguro de responsabilidad civil profesional.

  2. Graciela dijo:

    Soy psicóloga clínica y tengo consulta particular. En el mes de diciembre me jubilé, tengo 66 años.
    En la seguridad social me han informado que al pertenecer al colegio oficial de psicólogos puedo seguir trabajando.
    Quisiera me confirmen esta duda, por favor

    • Respuesta a Graciela:

      Hola Graciela:

      Efectivamente la jubilación es compatible con con el mantenimiento de la titularidad del negocio y con el desempeño de las funciones inherentes a dicha titularidad. En este artículo puedes obtener más información. Si aún te quedan dudas te recomendamos nuestro servicio de consultoría.

      Un saludo.