Emprender, ¿como autónomo o sociedad?

Caminos emprendedores

Con el inicio del año emprendedores y trabajadores por cuenta propia consolidados se preguntan qué forma jurídica tiene más ventajas tributarias y menores costes económicos: ¿autónomo o sociedad? Se trata de una de las preguntas más frecuentes a la hora de emprender, pero la respuesta es muy relativa. La decisión final, que conviene meditarla con la ayuda de una asesoría online, está sujeta a los factores que en este artículo detallamos.¿ Qué camino tomarás?

Actividad en solitario o asociado

Aunque se trate de una obviedad no debemos pasar por alto este aspecto. Si vas a realizar una actividad económica o profesional de forma habitual, personal y por cuenta propia, en la que el único trabajador implicado vas a ser tú, lo más lógico es que te decantes por hacerte autónomo. En este caso, en el que coincide la personal jurídica de la empresa con la del empresario individual, estarás obligado a liquidar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Ahora bien, cuando tu idea emprendedora forma parte de una iniciativa colectiva estaríamos hablando de la constitución de una sociedad o un modelo asociado. La Sociedad Limitada (SL) es la forma jurídica más común de entre los modelos de asociados, pero no se trata de la única. Cada tipo de sociedad -de Responsabilidad Limitada, Anónima (SA) o Cooperativa-, atiende a unos requisitos diferentes que tienen que ver con el número de socios, el capital aportado o el grado de responsabilidad sobre el patrimonio. A diferencia del empresario individual, la sociedad tendrá personalidad jurídica propia diferente a la de los socios y como tal tributará por el Impuesto de Sociedades.

Hay que especificar entre los modelos colectivos más sencillos también la Comunidad de Bienes y la Sociedad Civil. La primera de ellas es la forma de asociación más sencilla entre autónomos y como tal tributa por el IRPF. La Sociedad Civil es un contrato privado de colaboración entre dos o más personas que desean realizar conjuntamente una actividad con ánimo de lucro y tributa por el Impuesto de Sociedades desde diciembre de 2016.

Costes administrativos, notariales y fiscales

Este es otro aspecto que debes tener en cuenta cuando te preguntes si constituirte por cuenta propia, como autónomo o sociedad,  o cambiar de forma jurídica.  

Atendiendo a los costes administrativos y notariales la sociedad está en clara desventaja, con excepción de la Comunidad de Bienes y la Sociedad que no tienen coste de creación. Mientras que los trámites de alta en autónomos son sencillos, rápidos y prácticamente sin coste ya que no requiere proceso previo de constitución, la burocracia para crear una sociedad, SL, SA o Cooperativa es mucho más compleja. Ésta pasa por los trámites notariales como la inscripción de la empresa en el Registro Mercantil, la redacción de los Estatutos Sociales o la firma de la escritura pública de constitución; unos trámites que puede llegar a exceder los 1.000 euros, aunque gestionado con Infoautónomos tiene un coste entre 400 y 600 euros.

Si nos ceñimos a los costes mercantiles, las obligaciones tributarias que ha de cumplir el autónomo tienden a ser menos que la de una sociedad. Ten en cuenta que la gestión contable del negocio de un autónomo es notablemente más sencilla y no existe obligación de presentar cuentas anuales como en el caso de la pyme. Exceptuando este aspecto y la tributación por impuestos diferentes, las obligaciones fiscales de la persona física frente a la jurídica vienen a ser las mismas.

Bonificaciones en la cuota

Si vas a emprender en 2018 por cuenta propia también debes sopesar el coste de tu cuota de la Seguridad Social si vas a ser autónomo, persona física, o autónomo societario. Estos últimos no tienen acceso a bonificaciones en la cuota de autónomos como la tarifa plana y su cotización, que a falta de una Ley de presupuestos generales del Estado sigue vinculada al Grupo 1 del Régimen General, es considerablemente más costosa, situándose la cuota mínima en 2018 en 357 euros frente a los 275 euros de cuota mínima de los empresarios individuales, una vez agotados los beneficios de la tarifa plana.

Autónomo o sociedad: el factor rendimiento neto

Por regla general lo menos arriesgado es iniciar la actividad como trabajador autónomo para más adelante, en paralelo a la consolidación y el crecimiento del negocio, constituir la sociedad. Sin embargo, si conoces desde primera hora que el beneficio neto de tu negocio, el que se obtiene calculando los ingresos menos gastos, va a ser cuantioso lo lógico es que te decantes por la creación de una sociedad. Es una realidad que cuanto más ingreses menos te conviene ser autónomo.

Responsabilidad del patrimonio: quién responde ante las deudas

Cuando te embarcas en un proyecto emprendedor, de la naturaleza que sea, debes preguntarte hasta dónde alcanza la responsabilidad del autónomo o de la sociedad respecto a las deudas contraídas. En este aspecto el autónomo tiene más posibilidades de responder de forma ilimitada. En la SL es el capital aportado el que marca el grado de compromiso. De esta forma, en caso de que el autónomo esté casado en régimen de bienes gananciales respondería con el patrimonio familiar.

El punto positivo es que existe la figura del Emprendedor de Responsabilidad Limitada,

fruto de la Ley de Emprendedores de 2013 que pretende amortiguar el impacto en el autónomo en caso de deuda. Sin embargo, esta figura no queda protegida frente a todas las deudas contraídas, sino que existen excepciones en el caso las deudas tributarias o las adquiridas con la Seguridad Social.

Obtención de liquidez: cómo cobrar por tu trabajo

De qué forma vas a obtener ingresos es otra de las preguntas que influyen en la elección entre ser autónomo o empresario asociado. La factura es el documento de carácter mercantil que recoge la información sobre una compraventa de bienes o servicios realizados por el autónomo. Por tanto, es el medio que tiene para cobrar los rendimientos de su actividad.

El caso del autónomo societario es diferente. Hay que tener muy presente que la sociedad y el socio son dos personas jurídicas diferentes. Por tanto, la retirada de dinero de la empresa para el entregárselo al socio estará justificada por la obtención de ingresos en concepto de rendimientos del trabajo o actividades económicas, o fines particulares siempre que se trate de un préstamo, concedido por la empresa.

Las opciones del autónomo societario para cobrar por su labor en el seno de la empresa son:

A través de factura con IVA si el perceptor es un socio con actividad independiente de acuerdo con los criterios establecidos por la propia Dirección General de Tributos.  Si el socio en cuestión no cumple alguno de los criterios establecidos, no tendrá necesidad de facturar y podrá ser receptor de una nómina por parte de la sociedad.

Otras de las fórmulas de pago a los socios de una empresa, aunque más propia de las grandes compañías que de una pyme, es mediante dividendos cada semestre.  Se trata de beneficios corporativos declarados oficialmente por la Junta Directiva.

Marina Rivero
Esta entrada fue publicada en autónomos, Pymes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

13 Comentarios en Emprender, ¿como autónomo o sociedad?

  1. Ingeniero dijo:

    ¿Y en el caso de pluriactividad? Si ya tengo un sueldo por cuenta ajena, a la hora de pagar el IRPF los ingresos como autónomo se me acumulan al sueldo recibido por cuenta ajena, por lo que el IRPF a pagar es alto (en torno a un 37%)…¿en ese caso merece la pena crear una sociedad? ¿Hay sociedades unipersonales?

    • Respuesta a Ingeniero:

      Hola Ingeniero:

      Todo depende de la viabilidad del negocio, la disponibilidad económica a corto plazo y del volumen de ingresos.Hay que ver el caso particular y sin conocerlo no se puede dar una respuesta definitiva. Si necesitas ayuda te recomendamos nuestro servicio de consultoría puntual.

      Un saludo.

    • Respuesta a Ingeniero:
      Jumomo dijo:

      SÍ, hay sociedades unipersonales.

  2. MANUEL GRACIA dijo:

    HOLA, SOY MANUEL, AUTÓNOMO JUBILADO HACE UNOS AÑOS PERO LA ESTRECHEZ DE MI PENSIÓN DE JUBILACIÓN ME EMPUJA A PONERME AL FRENTE DE UNA ANTIGUA SOCIEDAD INACTIVA, – DE LA QUE SIGO SIENDO ADMINISTRADOR ÚNICO AL NO ESTAR LIQUIDADA -, Y QUE NO ME IMPORTARÍA PONER, DE NUEVO EN MARCHA.
    MI PREGUNTA: SI LOS INGRESOS A PERCIBIR POR ESTA NUEVA ACTIVIDAD NO SOBREPASAN EL S.M.I.,¿ DEBO COTIZAR A LA S.S. POR ADMINISTRAR Y DIRIGIR MI EMPRESA? (CIRCULAR 27/2011).
    NO ME INTERESARIAN ESTAS OTRAS FÓRMULAS: NOMBRAR A UN ADMINISTRADOR Y QUE COTICE COMO AUTÓNOMO SOCIETARIO CON EL ALTO COSTE DE ELLO Y, TAMPOCO, LA DE CONTRATAR A UN EMPLEADO Y DARLO DE ALTA CON SU COTIZACIÓN DE S.S. Y PAGA CORRESPONDIENTE.
    VUELVO AL PRINCIPIO, QUIERO SER YO MISMO, SIN NADIE MÁS PERO SIN PAGAR A LA S.S. LA ALTA COTIZACIÓN DE ADMINISTRADOR ÚNICO SOCIETARIO DADO EL ESCASO IMPORTE DE INGRESOS A PERCIBIR POR ESTA NUEVA ACTIVIDAD.
    SI TENÉIS UNA SOLUCIÓN A ESTA PROPUESTA OS QUEDARÍA MUY AGRADECIDO.-GRACIAS Y SALUDOS.

    • Respuesta a MANUEL GRACIA:

      Hola Manuel:

      En el momento en que reactive la sociedad y como administrador único tendrá que cotizar en el Seguridad Social como autónomo societario. Aunque la actividad no alcance el SMI estará obligado a darse de alta ya que es una actividad habitual.

      Si necesita más información específica sobre su situación le recomendamos nuestro servivio de consultoría puntual en el que los compañeros le darán respuesta concreta.

      Un saludo.

  3. reteeq dijo:

    España es el país con más gestorias. Un lobbie poderosos en el que sus señorías diputados y funcionarios tienen un buen nicho de negocio. Por eso es tan complicado gestionar cualquier forma jurídica de empresa.
    Mi familia tiene réplicas de mi negocio en otros países y no hay color. Pero también es verdad que a menos complejidad de gestión , fiscal y administrativa, menos gestorías y asesorías. y eso en España, no puede ser , poruqe antes son las aristocracias españolas.

    • Respuesta a reteeq:
      Punisher dijo:

      Precisamente los politicos no suelen estar relacionados con gestorias sino con grandes despachos profesionales y, no por su cargo, sino por su conociiento. Las gestorias son para prestar servicios a personas que tienen otras cosas que hacer

  4. María dijo:

    Buenos días, ¿seguro que esto es así? Creo que metéis a los distintos tipos sociedades en un mismo saco y no es así. Las cooperativas en Andalucía no tienen trámites burocráticos de los que habláis para crear una sociedad, concretamente el coste de constitución de las cooperativas de trabajo es CERO, puesto que no tiene que pasar por notaría y está exento de ITAJD. Entiendo que el artículo está enfocado para crear autónomos pero por favor no tiréis por tierra el trabajo que se hace en la creación de cooperativas porque es más sencillo de lo que pintáis aquí, así por favor os rogaría que a la hora de escribir un artículo de esta índole, os asesoréis correctamente y deis la información leal a la ley y penséis en todos los colectivos que podéis dañar siendo tan contundentes en vuestras afirmaciones sin cotejar la veracidad de dicha información.

    • Respuesta a María:

      Hola María:

      Quedamos muy agradecidos por tu comentario.

      Las cooperativas tienen asociados gastos notariales y mercantiles, con independencia de las particularidades de la comunidad andaluza en la que no hace falta escritura notarial. El artículo no pretendía atender a las particularidades por autonomías, a los gastos subvencionables por las mismas o concretamente a la ley de sociedades cooperativas andaluzas a la que, entendemos, te refieres. El artículo es una visión genérica, una hoja de ruta para quien decida emprender y tenga dudas sobre la forma jurídica.

      Un saludo.

  5. Guillermo dijo:

    Hola, voy a montar una tienda online que va a funcionar bajo la fórmula de “dropshipping” Entiendo perfectamente que lo lógico sería empezar como autónomo, pero mi mayor duda reside en la imagen de cara a los clientes.

    Me explico, si soy autónomo todos mis datos figurarán en la parte de Aviso legal y no figurar como empresa puede dar cierta inseguridad a mis clientes.

    Inicialmente voy a ser el único trabajador y la oficina la voy a tener en casa.

    ¿Qué me aconsejáis?

    Un saludo y gracias de antemano.

  6. Carlos CMA dijo:

    Mi mujer y yo realizamos ambos una actividad profesional parecida y hasta ahora uno solo estaba dado de alta en el IAE y respecto a la S.S uno está dado de alta como autónomo y el otro como como autónomo colaborador. Facturábamos el trabajo de los dos en el mismo IRPF. Para repartir la carga fiscal consultamos con diversos asesores y nos aconsejaron montar una comunidad de bienes. Hicimos los documentos pertinentes y nos dirigimos a Hacienda para tramitarlos. La funcionaria que nos atendió nos advirtió que aunque eso era una practica común no era legal ya que la Comunidad de Bienes solo contempla la explotación de un bien o bienes comunes por parte de los comuneros cosa que en lo mayoría de los casos no se cumple y está empezando a ser perseguido y vigilado por hacienda. ¿Cómo podemos repartir la carga fiscal entonces?

  7. Buenas. Mi consejo es que a no ser que se haya hecho un gran estudio de mercado, poseas recursos financieros, humanos, etc… son un conjunto de piezas que si encajan a la perfección, el “éxito” es bastante probable.
    Ahora si no tienes ninguna de las piezas y solo tienes una idea por ejemplo, mi recomendación es ir pasito a pasito, y controlando bien todos los números, al fin y al cabo siempre vamos a estar mirando números en casi cualquier aspecto.
    Saludos.