9 errores que cometes en tu marketing de contenidos

marketing de contenidos

marketing de contenidos¿Quieres desarrollar una estrategia basada en marketing de contenidos pero no sabes sobre qué escribir ni en qué canales y formatos actuar?

¿Aplicas ya marketing de contenidos en tu empresa pero no ves resultados y no entiendes qué estás haciendo mal?

El marketing de contenidos es para tus clientes lo que la miel para las abejas

Algunas de las ventajas y beneficios de implementar una estrategia de contenidos en tu plan de marketing son:

– Mejora del posicionamiento de la página de tu empresa en los resultados de búsqueda de Google
– Mejora en la calidad del prospecto que se acerca
– Aumento del tráfico a tu web
– Aumento de la captación de leads
– Mejora en el posicionamiento emocional de tu marca y aumento del prestigio de tu empresa

Por contenido entendemos blog, vídeo, audio, podcasts, ebooks, informes, webinars, cheklists, plantillas, ponencias, libros y todos aquellos soportes donde plasmas información y conocimiento.

No se trata de ponerte con todos, sino de elegir aquellos que mejor se alineen con tus habilidades (capacidad de hacer) y recursos (tiempo y dinero) y que mejores resultados te aporten (captación de leads, aumento de visitas, conversión a clientes, etc.)

Así que tanto si ya estás integrando marketing de contenidos en tu plan de acción como si te lo estás pensando, aquí tienes algunos de los mayores errores que veo que cometen la mayoría de autónomos y que hacen sus estrategias de contenidos ineficaz.

1.- No entiendes para qué sirve el marketing de contenidos

El principal y último objetivo del marketing de contenidos para autónomos y empresas es conseguir clientes. Deja que lo repita: el objetivo del marketing de contenido es conseguir clientes.

No se trata de bloguear o de crear contenido por el mero hecho de que esté de moda o porque oigas en varios foros o de la boca de algunos expertos que es lo que toca. Se trata de conseguir un aumento de ingresos. Ese es el propósito por el cual deberías ponerte y, con eso en mente, diseñar toda tu estrategia.

Así que, si tras un tiempo publicado contenido no ves resultados, debes parar, analizar y optimizar lo que estés haciendo.

Encuentro muchas empresas que decidieron apostar por el marketing de contenidos pero que se les fue la mano. Dan, dan y dan pero no monetizan dichas acciones. No piden la venta y no entrenan al consumidor de ese contenido a comprar o al menos a entender que se trata de una empresa y no de Wikipedia.

2.- No entiendes la regla 80/20

Este vendría a ser el extremo opuesto al error anterior.

Si ya tienes un blog corporativo pero lo usas como mero expositor de las últimas novedades de tu empresa no has entendido nada. Haciendo esto estás convirtiendo tu blog y/o newsletter en un mero tablón de anuncios.

Piensa en ello, nadie quiere seguir un blog o una publicación donde sólo se anuncia y se habla de la empresa. A eso se le llama publicidad y tu blog no es el espacio que le corresponde a este tipo de publicaciones.

Se trata de vender sin presionar, de mostrar tu conocimiento para ganarte la confianza del cliente para que luego termine por querer contratar tus servicios.

Lo mejor es no pasar la proporción de un 80% contenido útil, entretenido o inspiraciones y un 20% de promoción. Superados estos porcentajes, el prospecto empieza a sentir que le estás intentando vender y deja de seguirte, leer y consumir tu contenido.

3.- No te diriges a tu clientes ideal

Tu contenido debe estar dirigido a tu cliente ideal. Es decir que antes deberás tener muy claro quién es tu cliente ideal, cuáles son sus principales motivadores de compra y cuáles, sus principales preocupaciones.

Se trata de hablarle a él, a sus sueños, objetivos, anhelos, miedos y preocupaciones sin caer en el argot de tu profesional o tecnicismos.

Sin embargo, muchas empresas parecen no entenderlo y centran su contenido en ellos mismos (lo fantásticos que son, las novedades de sus productos y lo mucho que saben como si su blog o newsletter fuera un tablón de anuncios).

Pero ¿qué acostumbran a hacer las empresas? Escriben en un lenguaje demasiado avanzado para lo que sus prospectos pueden entender. ¿Por qué? Porque en realidad le están escribiendo a sus homólogos, que son su competencia y que no invertirán un duro por lo que tú sabes. Quien te paga es tu cliente y éste no tiene ni idea de lo que estás hablando.

Te aconsejo nivelar el contenido que compartes a lo que tus clientes entienden y buscan.

4.- No escribes sobre los temas que a ellos les interesa, preocupa o buscan

Y hablando de lo que buscan, este es otro gran error.  Como profesionales sabemos qué es lo que más les conviene a nuestros clientes, pero resulta que eso que tú quieres darles no es lo que ellos están buscando precisamente.

Por ejemplo, yo no busco un programa de entrenamiento físico para estar en forma, yo busco «cómo adelgazar en diez días porque tengo una boda y no quepo en mi vestido» o «cómo verme guapa para que mi marido me quiera más». ¿Lo ves? Aunque tú sepas que lo que tu cliente necesita en realidad es ponerse a hacer ejercicio, éste no es su máxima aspiración. Habla pues de lo que busca tu cliente para luego darle lo que realmente necesita.

5- No incluyes llamadas a la acción

Por cada pieza de contenido que creas sin una llamada a la acción estás perdiendo valiosas oportunidades que podrían culminar en contratos y clientes.

Así que, tras finalizar tu contenido, sea en el formato que sea, pregúntate ¿Qué quieres que hagan después de leer, escuchar o ver esto? ¿Quieres que llamen, que compren, que reserven, que compartan, que se apunten?

¡Pues pídelo! Sin vergüenza. No estás obligando a nadie porque el que no quiera, no lo hará.

6.- No eres estratégico con tu contenido

Tu contenido tiene que estar planteado y diseñado de tal manera que debe atraer a tu cliente ideal y repeler a los demás. Debe empezar a filtrar y segmentar tu mercado. No quieras abarcar y complacer todos los gustos. Cuanto más específico sea, mejor.

Se trata de ser estratégico con el contenido. Es decir, hablando de un problema de tu clientes presenta tus servicios como la solución que les permitirá alcanzar sus objetivo.

Ej: Tengo un cliente que es una agencia de comunicación y diseña. Sus servicios son naming y posicionamiento, packaging, producción e implementación y estrategia. Estos son pues los cuatro pilares sobre los que debe basarse su contenido ya que estos son sus servicios.

7.- No planeas ni organizas con antelación

No te voy a engañar: diseñar e implementar una estrategia de contenidos es muy eficaz pero también requiere una inversión de tiempo y recursos que debes saber gestionar.

Cuando no sigues un plan y una estructura el tema puede llegar complicarse.

Un día te das cuenta que hace 3 semanas que no publicas en tu blog y decides que, total, para los nulos resultados que consigues, mejor te dedicas a otra cosa.

¿La solución? Crea tu calendario editorial. Un simple excel o documento donde anotas qué temas tratarás, en qué formatos y cuándo saldrán publicados.

8.- No eres constante

El marketing de contenidos es una estrategia que empieza a dar resultados a medio plazo. No verás mucha atracción al principio pero si te mantienes constante es altamente gratificante.

No abandones antes de tiempo. Dependiendo de la periodicidad de tu contenido (primordialmente, una vez a la semana), deberías dar unos seis meses para empezar a notar los efectos.

Si no le vas a dar este margen, no hace falta ni que te molestes en empezar.

9.- Tu web no está optimizada

Me atrevería a decir que este es el mayor error. Si te esfuerzas en crear contenido pero luego no optimizas tu web para que capture todas esas visitas que consigues y convertirlos en suscriptores, ¿para qué lo haces?

El punto de inflexión que hace que el marketing de contenidos tenga sentido es la captura de leads.

Debes poner varios formularios de suscripción a tu newsletter para que un porcentaje de esas visitas decida suscribirse y empezar a seguirte por email que es, en última instancia, donde sí se consigue entrar en la fase de ventas.

Así que este es el plan de acción que te propongo: analiza si cometes alguno de estos errores, comprométete a corregirlos e introducir los cambios necesarios.

El marketing de contenidos no es tarea fácil, pero es muy eficaz. Pocas empresas y autónomos lo incluyen dentro de su plan de acción, pero si tú decides ser la excepción, te estarás diferenciando de la competencia.

Imagen | FreeDigitalPhotos

Si quieres conocer otras estrategias sobre marketing, puedes descargar aquí el training gratuito «14 Estrategias Para Aumentar Los Ingresos De tu Empresa»

Esta entrada fue publicada en General, Marketing y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 Comentarios en 9 errores que cometes en tu marketing de contenidos

  1. Sergio dijo:

    Muy buen artículo, te felicito. Un saludo.

  2. barret dijo:

    Interesante artículo Laura.
    Con tu permiso, comparto en LinkedIn (Grupo: Estrategias de másqueting online) y lo aprovecho para plantear algunas preguntas.

  3. Interesante articulo. Siempre se aprende algo antes de acostarse jeje 🙂

6 Pingbacks

  1. Pingback: 9 errores que cometes en tu marketing de contenidos « Noticias de Empresa, actualidad, economía, fiscalidad, rrhh…

  2. Pingback: Ricky Martin: el artista que nació siendo una estrella | Hits 1,000

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. Pingback: 9 errores que cometes en tu marketing de conten...

  5. Pingback: 9 errores que cometes en tu marketing de conten...

  6. Pingback: 9 errores que cometes en tu marketing de conten...