Los informes internacionales y su utilidad para empresas y autónomos que deseen exportar

Con el cierre del año llega el momento de hacer balance de cómo ha resultado el ejercicio para nuestra actividad profesional. Con el frenético ritmo de trabajo habitual es fácil, especialmente para un autónomo, relegar la tarea de analizar los resultados que se están registrando y, lo que es más importante si cabe, cómo mejorarlos. Pero ahora es el momento de parar y reflexionar, en especial cuando se tiene un plan de expansión hacia el exterior.

Porque el análisis de los resultados no consiste solo en llevar la contabilidad al día, hay que analizar esos datos bajo la clave de las circunstancias económicas que rodean la actividad que se realiza. Ver cómo le va a la competencia, qué está haciendo, estar al tanto de las nuevas tendencias y conocer los principales indicadores macroeconómicos nos dará una mejor idea de si lo estamos haciendo bien o mal. Si nuestra actividad abarca otros países, o estamos pensando en saltar a mercados extranjeros, los informes internacionales de empresas, que contienen información sobre más de 300 millones de empresas del mundo, nos serán de gran ayuda.

En cualquier caso, conocer la evolución y tendencias en otros países nos resultará valioso. Porque ya nadie duda de la relevancia de contar con la mejor información para poder tomar las decisiones correctas para nuestro negocio. Por eso, hemos de intentar recurrir solo a fuentes de datos fiables, como los que ofrecen marcas como eInforma, que nos simplifiquen la tarea de valorar la situación y nos pongan en el camino de encontrar las mejores opciones de futuro.

Salir al exterior diversifica el riesgo de los negocios

No todos los negocios son susceptibles de ampliar su ámbito de actuación y llegar a otros mercados. Pero si la posibilidad existe, el tamaño no debe ser un freno para intentarlo, aunque sea necesario prepararse a conciencia para afrontar esta aventura. Porque tener presencia en diversos mercados amplia las fuentes de ingresos de tu compañía y, si la coyuntura económica se torna contraria en uno, puede que en los otros sea más favorable, lo que redunda en una mayor estabilidad financiera.

Cada vez más empresas optan por salir al exterior. Según los datos del ICEX, organismo que apoya la internacionalización de las empresas españolas y que puede ofrecernos apoyo, la base exportadora continúa creciendo, un 8,5 % en 2017, registrándose 161.454 empresas exportadoras, al tiempo que el número de exportadores regulares creció hasta 50.562, el 31,3 % del total. Y esto implica trabajar con empresas de las que probablemente no conocemos nada.

Puede darse el caso de que tengamos la convicción de que nuestra idea de negocio tendrá éxito en otro país, pero no nos veamos capacitados para lanzarla por nuestra cuenta en un mercado en el que no contamos con experiencia. Una buena alternativa si nos encontramos en esta situación es buscar un socio adecuado con el que ir de la mano. Aquí los informes internacionales de empresas te ayudarán a seleccionar las compañías más interesantes, reduciendo incertidumbres y acotando riegos.  

A través de un informe internacional como los que ofrece eInforma tendremos acceso a datos de identificación de la empresa, los puestos directivos, su estructura corporativa (capital, accionistas, firma matriz y subsidiarias, filiales y sucursales) así como a una evaluación de su riesgo, la media de días de demora en el pago, el crédito máximo y las últimas experiencias de pago de esa compañía. También incluye información sobre la fundación de la empresa, su trayectoria y las actividades profesionales que desarrolla, indicando zona de ventas, comerciales, locales y porcentajes de exportación e importación. Incluso permite conocer el nombre de las entidades bancarias con las que trabaja la empresa y las propiedades que posee. Además, obtendremos una comparación financiera de los tres últimos ejercicios de la compañía (activo líquido, existencias, activo circulante, acreedores a corto plazo, total inmovilizado, total activo, beneficio, patrimonio neto, ventas netas) y las principales ratios financieros (rentabilidad (ROS y ROE), ratio de liquidez, índice de solvencia técnica, pasivo circulante/patrimonio neto, rotación de existencias).

Con toda esta información resultará mucho más sencillo y seguro aceptar un nuevo cliente o encontrar el socio con el que trabajar en el exterior.

Esta entrada fue publicada en Gestión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.