Interpretar la tasa de rebote de nuestra web y mejorarla

tasa de rebote

La tasa de rebote es aquel porcentaje que nos indica cuándo un navegante abandona en pocos segundos el sitio Web y no navega por la misma página.

¿Qué ocurre para que este porcentaje sea tan alto? Es posible que el diseño del sitio o su dificultad de uso propicien que los usuarios abandonen la página de entrada sin más. Puede que los usuarios también abandonen el sitio tras consultar una sola página si encuentran la información que buscan en ella y no tienen la necesidad o curiosidad de visitar las demás páginas de la Web en cuestión.

Si alguien entra en nuestra página Web y la abandona antes de que pasen 30 segundos la tasa de rebote aumenta. Ha visitado esta página y se ha ido rápidamente, sin más, sin haber dado al botón de retroceder del navegador, sin haber visitado otro sitio, etc. El hecho de que Google Analytics nos cifre nuestra tasa de rebote con un porcentaje alto no es buena noticia y puede ser por varios motivos.

  • Porque el visitante no ha encontrado lo que buscaba.
  • Porque la página que ha visto no le ha generado confianza.
  • Porque no le queda claro lo que ofrece la Web y la abandona.
  • Porque no les gusta el diseño y los espanta.
  • Porque se acciona automáticamente audio o vídeo y nos puede resultar molesto en la navegabilidad.
  • Por la velocidad de la página. Si esta es lenta, nuestra tasa de rebote crece.
  • Si la Web es vista desde el móvil y esta no es compatible con diferentes formatos (responsive), probablemente, el internauta se vaya también haciendo aumentar este porcentaje de rebote.

También es cierto que estos datos se pueden interpretar de distinto modo:

Imaginemos que tenemos una tasa de rebote alta; pero el tiempo de visita varía. En este caso, si visitamos una Web y permanecemos en ella 5 minutos, aunque no hayamos navegado más por la Web, ni navegado a otra sección, este dato – aunque la tasa de rebote sea considerado como alta- es positivo en cierto modo ya que hemos permanecido en esta Web durante un tiempo prudencial. Nuestro visitante probablemente encontró el contenido que había venido buscando y se marchó. Sin embargo, esto en Google, se considera como “rebote”. No obstante, el internauta ha leído nuestra página y ha conseguido su objetivo.

Consejos para mejorar la tasa de rebote

  • Si un sitio consta de una sola página probablemente tengas una tasa de rebote alta. Analytics no registra varias páginas vistas a menos que los usuarios vuelvan a cargar la página. Intenta hablar con tu analista Web y poder valorar dotarle de más secciones a la Web.
  • Según Google Analytics, si tu sitio consta de varias páginas pero aun así registra un porcentaje de rebote elevado, comprueba incluir el código de seguimiento en todas las páginas.
  • Dedica tus esfuerzos al diseño, modificando el diseño de las páginas de entrada (o de destino), cambia las palabras clave para reflejar con mayor precisión el contenido de la página.
  • Emplea varias acciones de marketing para aumentar el tráfico a tu Web y dirigirlas no solo a tu página de inicio, sino a otras secciones. Crea contenidos, compártelos a través de redes sociales, Newsletter, campañas puntuales.
  • Evalúa tu trabajo pasado un tiempo. En la monitorización de resultados es fundamental dejar transcurrir un tiempo con el fin de recopilar todos los datos necesarios antes de tomar decisiones.
Esta entrada fue publicada en Gestión, Internet y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.