Por una nueva ley de formación bonificada para autónomos

En esta época de reformas desde Infoautónomos queremos lanzar una propuesta para que se revise a fondo el sistema estatal de formación continua, con objeto de que los autónomos tengan acceso a una formación acorde a sus necesidades reales y que medio millón de autónomos tengan acceso cada año a formación bonificada.

Nos basamos en la propuesta de las asociaciones de autónomos (ATA y UPTA) pero le añadimos algunos elementos que consideramos clave para que la formación bonificada de los autónomos experimente la reforma realmente necesaria, incrementando su alcance, calidad  y contribuyendo en mayor medida a la mejora de la competitividad de los autónomos.

Nuestra propuesta tiene tres ejes de actuación:

  1. Incrementar la cuota de autónomos en uno o dos euros al mes en concepto de cotización para formación. Supone subir los tipos de cotización entre el 0,1% y el  0,2%.
  2. Abrir la gestión de la formación bonificada para autónomos a la empresa privada (actualmente sólo está al alcance de las asociaciones) en régimen de concurrencia competitiva.
  3. Primar los cursos prácticos y de corta duración, adaptados al máximo a las necesidades y disponibilidad real de los autónomos.

Cuál es la situación actual

Como los autónomos no cotizan a la Seguridad Social por formación, están excluidos del sistema general de la formación continua de la Fundación Tripartita, los cursos bonificados a los que pueden optar todos los trabajadores asalariados.

La única formación bonificada a su alcance es la que imparten las asociaciones de autónomos en el marco de la llamada “formación de oferta”, a la que sólo pueden optar las asociaciones empresariales y los sindicatos. En la última convocatoria se aprobaron cursos por valor de 4,2 millones de euros de los que se han beneficiado 16.000 autónomos. Esta partida ha sufrido un duro recorte desde los 12 millones de euros que suponía en años anteriores.

Este sistema provoca un sinsentido y es que los responsables de microempresa y pequeños negocios en España con trabajadores a su cargo no tienen acceso a formación bonificada mientras que sus empleados sí.

Además demasiados autónomos descuidan su propia formación debido a la vorágine del día a día, sus limitaciones económicas y la falta de adecuación de la oferta disponible.

Ventajas que aportaría nuestra propuesta

  • Cursos bonificados para 500.000 autónomos al año: si cada autónomo paga 2 euros más al mes se recaudarían aproximadamente 72 millones de euros. Con los ratios actuales eso serviría para formar a 270.000 autónomos pero si se reducen los cursos a la mitad de duración se podría llegar a 500.000 autónomos. Si sólo se incrementase la cuota de autónomos en un euro, el alcance sería de 250.000 autónomos.
  • Mayor competitividad de los autónomos: esta formación tiene que servir para mejorar las habilidades y capacidades del colectivo de autónomos, un factor crítico para su supervivencia y para que realmente puedan crear empleo. Algo que tiene más importancia que nunca en entornos tan cambiantes y momentos de crisis como los actuales.
  • Mayor adaptación a la realidad de los autónomos: con cursos más prácticos, de menor duración y que sean compatibles con la gestión del negocio. Hay que flexibilizar el cumplimiento de los certificados de profesionalidad porque estos van mucho más lentos que la realidad, especialmente en el ámbito de las nuevas tecnologías y porque están pensados para asalariados, no para autónomos, con temarios excesivamente largos y teóricos.
  • Mayor calidad en la formación bonificada para autónomos: promoviendo cursos que realmente respondan a las necesidades formativas de cada momento y abriendo la puerta a la gestión privada de cursos para autónomos para que  esta materia no se convierta en un oligopolio de las asociaciones. Si en la bonificada de asalariados cualquier centro formativo puede optar, aquí debe ocurrir lo mismo. Procurando, eso sí, eliminar las malas prácticas de la bonificada para ofrecer un nivel de calidad mucho mayor.
  • Igualdad entre autónomos y asalariados: esta nueva ley igualaría bastante las condiciones de acceso a la formación bonificada de autónomos y asalariados. Supone mayor igualdad, tanto en el lado que nos duele (mayor cotización, aunque sea un incremento mínimo) como en el positivo.

Nos gustaría contar con tu opinión y con tu colaboración para darle la máxima difusión posible a este post, ya que actualmente se está revisando el sistema de formación continua para autónomos y es buen momento para que se escuchen otras propuestas.

Imagen: FreeDigitalPhotos

Javier Santos Pascualena
Esta entrada fue publicada en Ayudas y subvenciones, Formación, General, Infoautonomos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 Comentarios en Por una nueva ley de formación bonificada para autónomos

  1. Estaría muy bien. Lo cierto es que necesitamos más formación y es una pena que nos limiten. No obstante hay tantas desigualdades y tantas cosas se hacen mal que veo difícil que las cosas cambien…
    No obstante sería lo ideal lo que comentáis.

  2. Estoy de acuerdo. Es imprescindible que los autónomos podamos acceder a la formación continua. Prestar un servicio de calidad, implica estar formándose continuamente.
    Si por 2 ó 3 euros podemos acceder a los cursos, habremos ganado en competitividad como colectivo.
    Es momento de sumar y este es un buen gesto. Gracias.

  3. Emilio Ruiz López dijo:

    Totalmente de acuerdo, trabajo en una consultoria de formación y soy autónomo. La formación continua es fundamental para todo trabajador activo. Es el momento de darle un giro a esto….

2 Pingbacks

  1. Pingback: Por una nueva ley de formación bonificada para autónomos « Noticias de Empresa, actualidad, economía, fiscalidad, rrhh…

  2. Pingback: Si los autónomos quieren formación, tendrán que cotizar por ella