Guía definitiva para reducir gastos del autónomo

Si lo prefieres puedes escuchar este artículo sobre cómo reducir gastos del autónomo aquí:

Seguro que has leído mucho sobre el tema. Que antes has buscado opciones y soluciones para minorar tu gasto y ahorrar costes en tu negocio. Humildemente te advierto: aquí no vas a encontrar solo consejos para ahorrar siendo autónomo.

En este artículo te brindo una metodología de llevanza del negocio, una manera de entender la gestión de tu actividad en el día a día. Una guía que cumplir para reducir gastos del autónomo.

De sobra conoces la importancia que tiene el hecho de reducir al máximo tus gastos para obtener mayor rentabilidad. No te descubro nada nuevo.

Pero sí quiero mostrarte las diferentes fórmulas que tienes a mano para controlar el gasto, y reducirlo, prestado atención a ciertas rutinas.

Debes valorar si estas opciones son implementables en tu actividad de manera que sea más eficiente aportándote un mayor beneficio.

Toma nota:

No olvides ninguno de los gastos deducibles del autónomo

Esto es básico para cualquiera que tiene un negocio.

Hay multitud de gastos que puedes deducir. ¿Qué significa eso de “deducir”? Pues que son inversiones que minoran el rendimiento neto de tu actividad haciendo que tengas que pagar menos impuestos.

Recuerda que para que un gasto sea admitido como deducible tiene que cumplir con determinados requisitos:

  • Estar vinculado a la actividad económica realizada por el autónomo, o como dice Hacienda, que estén “afectos” a la misma.
  • Estar convenientemente justificados mediante las correspondientes facturas.
  • Estar registrados contablemente por el autónomo en sus correspondientes libros de gastos e inversiones.

Hablamos de los gastos que suponen los salarios, las cuotas a la seguridad social, determinados impuestos, consumos de explotación, servicios de profesionales independientes…

Pero más allá, también están el vehículo, gasolina, vestuario, teléfono móvil, dietas… Y si trabajas desde casa, podrás deducir los gastos de los suministros en proporción al espacio destinado (y declarado) a tu negocio.

Tampoco puedes dejar pasar los gastos que son deducibles sin factura. Otro listado que debes tener en cuenta entre los que están: gastos bancarios, gastos derivados de contratos mercantiles…

Desde los enlaces a los artículos linkeados en líneas superiores saca un listado con todos ellos y tenlo siempre presente.

La deducción de gastos te hará ahorrar un buen dinero a lo largo del año.

Atención a tus propias bonificaciones

Debes comprobar si estás entre alguno de los grupos beneficiarios de bonificaciones y descuentos sobre las cuotas de la Seguridad Social.

Son aplicables a determinados colectivos de trabajadores autónomos. Y no hablamos solo de la famosa tarifa plana de 50 euros para aquellos que empiecen con la actividad, o los que lleven dos años sin estar dados de alta como trabajador por cuenta propia.

También de la ampliación que tienen los jóvenes menores de 35 años si se es mujer y 30 si se es hombre, de esa misma medida durante un año más. De la exención de pago de la cuota durante los periodos de baja por maternidad y paternidad.

O de las bonificaciones a aquellos que son autónomos en pluriactividad o para los mayores de 65 años.

Son solo algunos ejemplos, te las contamos todas en este artículo. No dejes de comprobar si estás en uno de los colectivos beneficiados.

Si vas a contratar hazlo a personas “bonificadas”

Hace unos días, lanzábamos un post hablando de lo difícil que es para determinados sectores (por raza, sexo, edad o situación familiar) encontrar un trabajo aun teniendo las aptitudes para determinado puesto.

Por encima, debes ver una oportunidad en determinados sectores de la sociedad ya que su contratación está bonificada:

a) Familiares: bajo la figura del autónomo colaborador puedes contratar a un familiar de hasta 2º grado de consanguinidad. Te será bonificado el 100% de la cuota si el contrato es indefinido.

b) Menor de 30 años: si contratas a un menor de 30 años inscrito como demandante de empleo con contrato de fomento de emprendedores recibirás 1.000 euros el primer año, 1.100 el segundo y 1.200 euros el tercero.

c) Mayor de 45 años: si contratas indefinidamente a un mayor de 45 años en un proyecto de emprendimiento joven, recibirás 1.300 euros anuales durante 3 años, que se transforman en 1.500€ si contratas a una mujer en determinados sectores.

Estos son solo algunos ejemplos, pero si accedes a este link tenemos un artículo pormenorizado del tema donde se especifican todas las bonificaciones según tipo de contrato.

Externaliza los servicios para reducir gastos del autónomo

Cada vez más en auge. Es lo que se llama “outsourcing”.

Es muy útil para trabajos puntuales o para mejorar en aquellos aspectos de tu negocio en los que no tienes los conocimientos suficientes. Básicamente se trata de contratar el servicio de otros profesionales expertos en determinadas áreas.

Es poco productivo intentar implementar una página web para tu negocio, por ejemplo, sin saber de programación informática. O montar una campaña publicitaria en Facebook, si no entiendes de redes sociales.

Tienes que ser consciente de que delegar determinados aspectos de tu negocio en otros profesionales es un plus. El ahorro de tiempo para ti y la efectividad de los resultados para tu negocio son básicos para dar este paso.

Mi consejo es que no intentes tampoco llevar la contabilidad y la fiscalidad de tu actividad si no tienes unos conocimientos suficientes. Gastarás demasiado tiempo y perderás dinero pagando multas y recargos.

La idea es reducir gastos. Recuerda, confía en profesionales.

Ahorra en el desarrollo de tu actividad

Aquí cada uno tiene que hacer un “examen de conciencia”.

Tienes que pensar si la actividad que desarrollas merece tener un local alquilado o unas instalaciones concretas.

Si tu negocio puede desarrollarse en casa, no desaproveches la oportunidad de eliminar el gasto que supone un alquiler. Además podrás deducirte gastos.

Pero, si tienes un alquiler al que hacer frente, está muy atento a los costes de suministros. Hay determinadas ofertas para horas concretas que debes hacer coincidir con tus horas laborales.

Si el teléfono es una herramienta más de tu trabajo, tienes que saber que las compañías telefónicas tienen también ofertas, incluso planes para autónomos. Échales un vistazo antes de decantarte por una en concreto.

Y si tu negocio podría desarrollarse en un espacio pequeño, pero tienes que recibir a clientes, por ejemplo, y no quieres hacerlo en casa, opta por un “coworking”.

Son espacios de trabajo compartidos donde se paga un alquiler bastante ajustado y se comparte el espacio de las zonas comunes con otros trabajadores.

Suelen incluir los gastos en el precio y los hay de diferentes estilos.

Normalmente cada uno tiene su espacio asignado y acotado, incluso totalmente cerrado.

Cuidado con la financiación externa

No es malo recurrir a una entidad financiera para obtener crédito para poner en marcha un negocio o determinados proyectos dentro del mismo. Pero, tampoco es malo, más bien todo lo contrario, ser consciente de que existen otras formas de financiarse más baratas que estar pagando intereses a un banco.

La primera de ellas es aplazar tus deudas con la Administración. Hacienda y Seguridad Social te ofrecen esta posibilidad. Te explico cómo y cuándo hacerlo en este artículo, pincha aquí.

Pero además tienes otras fórmulas como el crowdfunding y el crowdlending por las que, a cambio de determinadas recompensas o unos bajos intereses, obtendrás el crédito necesario de un grupo de inversores anónimos. No las dejes pasar.

Haz una buena previsión de ingresos y gastos

Si hay algo que te hará reducir tus gastos es eliminar aquellos que sean innecesarios. Alguna vez antes te he hablado sobre este punto.

Mi conclusión siempre es la misma: si le tienes tomado el pulso a tu negocio sabes perfectamente en qué estás gastando que no te aporta y dónde tienes que invertir más para obtener mayor rentabilidad.

Para ello es importante que realices una buena previsión de ingresos y gastos. Que sepas por dónde entrará el capital y dónde lo irás invirtiendo.

Este es un análisis que debes hacer cada cierto tiempo. Debe ser un ejercicio periódico.

Consulta a varios proveedores antes de decantarte por uno, externaliza partes del proceso productivo, controla la morosidad, ten algo ahorrado para hacer frente a los imprevistos… Todo ello es vital para reducir gastos y obtener mayor rentabilidad.

Pásate a la digitalización para reducir gastos del autónomo

Está de moda. Si ya has conseguido digitalizar parte del proceso, da el salto definitivo.

A partir del día 1 de este mismo mes, los autónomos tenéis que relacionaros con la Seguridad Social con vuestra firma digital y todos los trámites son vía telemática. Así que más que una opción, este paso se está convirtiendo en obligatorio.

Cuanto antes lo hagas mejor, porque ahorras tiempo y el tiempo se traduce en dinero.

Además, reducirás costes en papel, impresora, tinta, electricidad… Y ayudarás a la conservación del medioambiente.

Te lo decía al principio, esto no son solo un puñado de consejos. Estás ante una forma de entender el negocio que debes analizar, asimilar y adoptar para reducir tus gastos. Y volver a ella siempre que lo necesites.

Desde Infoautónomos, lógicamente, te ofrecemos la opción de dejarnos a nosotros la gestión de todo el papeleo de tu negocio para que te olvides de ello y te dediques a otros aspectos de tu negocio en los que realmente seas experto.

 

Mónica Martínez
Esta entrada fue publicada en autónomos, Financiación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.