Ventajas e inconvenientes de trabajar desde casa

trabajar desde casa

El teletrabajo es una opción que se encuentra en pleno auge, tanto para los trabajadores por cuenta ajena como para los freelances. La llegada de las nuevas tecnologías, ha provocado la cuarta revolución industrial que estamos viviendo en el presente, y con ello nuevos perfiles profesionales han surgido, como es el caso de los smart-workers (trabajadores cuya forma de empleo se basa en las tics) o de los Knowmads (nómadas del conocimiento).

Durante los últimos tres años, más de 1 millón de autónomos se han dado de alta en nuestro país aprovechando la bonificación de la tarifa plana de 50€ a lo largo de los seis primeros meses. Esto significa que muchas personas han optado por el autoempleo como forma de incorporación al mercado laboral.

Pero, ¿desde dónde trabajar como freelance?

Como todo en esta vida, depende, ¿de qué? pues fundamentalmente de tu situación económica y del tipo de actividad que vayas a ejercer. Profesiones como marketing, comunicación, contenidos, informática, diseño gráfico, traductores…etc, son ideales para realizarse desde cualquier lugar. Muchos freelances pertenecientes a estos colectivos cuando les preguntan dónde se encuentra su oficina, responden directamente, en su ordenador portátil, y es bien cierto, ya que con un buen dispositivo informático y una conexión a Internet, puedes realizar proyectos con cualquier cliente independientemente de su procedencia o el origen donde te encuentres.

Cada vez es más frecuente ver a personas trabajando desde aeropuertos, hoteles, estaciones de tren, bibliotecas y lugares varios, sin embargo, si realmente quieres dedicarte a tu profesión de forma duradera, necesitarás un espacio estable, agradable y tranquilo en el que volcar toda tu creatividad.

¿Cuáles son entonces las alternativas?

Alquilar una oficina

Quizás sea la opción que más le gustaría a todo el mundo, pero la realidad es que los principios suelen ser duros y escasos en cuanto a recursos materiales y económicos, por ello, a no ser que tengas la suerte de que algún familiar o amigo te ceda un espacio gratuito para desarrollar tu actividad,  esta es la alternativa menos común. En cualquier caso, si tuvieras esta oportunidad, no dudes en aceptarla ya que mejorará tu imagen profesional, incrementará tu nivel de productividad y también tu calidad de vida al separar el lugar de trabajo del personal.

Compartir un espacio de Coworking

Esta es una de las opciones más asequibles y practicadas hoy en día por gran parte de freelances menores de 50 años, concretamente de profesiones con alto perfil tecnológico y social.

Un espacio de coworking te da la oportunidad de alquilar un puesto de trabajo de forma fija o temporal con un amplio abanico de opciones por horas, días, meses o incluso de coworker volante, esto es según necesidad, y todo ello por tarifas realmente asequibles incluso para los comienzos.

Por otra parte, te beneficiarás de todos los servicios que allí se comparten como el uso de equipos informáticos, fax, escáner, impresora, uso de sala de juntas para reuniones con clientes y quizás lo más importante, disfrutar de un ambiente de networking en el que se crean sinergias entre varios profesionales autónomos.

Pongamos un ejemplo

Imaginemos que una empresa necesita elaborar una página web con todos sus contenidos ofrecidos en varios idiomas y además crear un plan de Social Media para su estrategia online.

Este proyecto podría llevarse a cabo por varios profesiones presentes en un coworking como, un diseñador gráfico, un redactor de contenidos, un traductor y un community manager.

Trabajar desde casa

Esta es sin duda la alternativa más económica y elegida por una gran parte de autónomos, emprendedores y microempresas, particularmente en sus principios. Analicemos sus ventajas y desventajas.

Puntos fuertes

  • Exento de costes de alquiler
  • Flexibilidad Horaria
  • Conciliación vida familiar-profesional
  • Menores ruidos ambientales y mayor concentración
  • Menos traslados con el ahorro que supone
  • Inferiores gastos generales (wifi, seguridad, limpieza, ropa de trabajo, almuerzos fuera del hogar…etc)

Puntos débiles

  • Mayores distracciones sobretodo si tenemos menores en casa en épocas vacacionales.
  • Gran disciplina, no todo el mundo tiene la autodisciplina para dedicar ocho horas o más diarias a su trabajo dentro del hogar sin dar prioridad a otras cosas.
  • Reducir el tiempo o trabajar demasiado. Ambas opciones pueden ocurrir, bien porque no se respeten los descansos necesarios o porque nuestra atención se dirija a otros aspectos del hogar.
  • Aguantar la soledad. Aislarse en casa de forma continuada, puede hacer que dejes de estar informado sobre las últimas novedades, eventos y formaciones de tu sector. No contarás con un equipo o colegas de trabajo con los que comentar tus proyectos.
  • Falta de equipos y material. Por lo general los hogares no cuentan con elíseo equipamiento que tendría lugar en una oficina.
  • Apenas se aplica la ley de prevención de riesgos laborales en las viviendas.

Sin embargo, además de todos estos factores, existen otros de tipo fiscal, que pueden suponer un importante ahorro si ejercemos nuestra actividad desde casa.

¿Qué gastos son deducibles?

Dependerá del porcentaje de vivienda que se utilice para llevar a cabo la actividad correspondiente como freelance.

Gastos deducibles en vivienda

Podrás deducirte impuestos locales como IBI, basura, comunidad vecinos, amortización fiscal del inmueble, intereses de préstamo hipotecario si lo hubiese, seguro de hogar…etc.  También podrán incluirse el 100% de los gastos y cuotas deducibles de IVA con respecto a la inversión en equipos y material de oficina.

Para que todo esto sea posible la vivienda debe encontrarse en régimen de propiedad.

Diana Pardo
Esta entrada fue publicada en autónomos, Emprender y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 Comentarios en Ventajas e inconvenientes de trabajar desde casa

  1. Housis dijo:

    En housis.es, tenemos abierto un debate sobre las ventajas: Flexibilidad, tiempo libre, ser tu jefe,… o los inconvenientes: ¿Hablas con las paredes? ¿No tienes horarios?

    Os animamos a ampliar las ventajas o inconvenientes, artículos como el vuestro van bien para hacer pensar en los que trabajamos en casa, saludos!

  2. Hola Diana, yo como Freelance trabajo desde casa. Es lo que quería desde hace mucho tiempo.

    Sin embargo, como llevar a cabo el trabajo cada día, cuesta un poco más de lo que me había imaginado.
    Te vas acomodando, vas gestionando más networking desde la oficina, es decir mi casa…
    y/o lo tienes muy bien organizado online sin olvidar nunca el offline, o es fácil perder la estabilidad sin un alto poder volitivo .
    No obstante, vale la pena el esfuerzo y la gestión diaria de motivación.
    Soy Feliz de organizar mi tiempo.

    Un Saludo.
    Ampa

  3. Si sos madre trabajando en casa, no hay eso de flexibilidad horaria. Ni de trabajar ocho horas “sin dar prioridad a otras cosas”.

    Los niños requieren atención. No son distracciones, son parte de nuestras responsabilidades. ¡Y de las más importantes!

    Lo que se hace es que planteas otra estrategia que se adapte a tu contexto y situación. Si tenés que trabajar en horarios entrecortados, te arreglas. Si tienes que pedir ayuda extra, la pides (con la casa, el trabajo y, desde mi perspectiva en última instancia, los niños) La diciplina la generás cuando tenés cuentas que pagar. Y por lo menos yo, el wifi lo sigo pagando. ¡Que si me cortan Internet no puedo trabajar!

    Y no, no hablo con las paredes. Por un lado hablo con mis amigas de años y por otras las nuevas amigas que esta modalidad me trajo.

    ¡Que tampoco te vuelves un extraterrestre! ¡Es una nueva situación que requiere adaptación y nuevas estrategias!

  4. Bertie dijo:

    Yo desde luego que tengo muchísimas menos distracciones en casa que cuando trabajaba en una oficina, lo que para mi trabajo (desarrollo de software) es fundamental. No exagero si digo que mi productividad ha subido al doble. Curiosamente, el peligro está en trabajar demasiado, porque se pierde la separación casa/trabajo, y muchos días te encuentras picando tecla a las once de la noche. Además, me ahorro cuatro viajes de veinte minutos diarios, con el ahorro que supone en tiempo y gastos.