Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

La contabilidad del autónomo y la pyme

Umbral de rentabilidad

¿A partir de cuándo comenzamos a obtener beneficio? Calcular el umbral de rentabilidad es fundamental a la hora de saber cuánto debes vender para empezar a ganar. En este artículo te explicamos de forma sencilla y ejemplificada cómo determinar el punto muerto o umbral de rentabilidad para tener ingresos.
Además, te ofrecemos una plantilla en Excel en la que con solo introducir algunos datos de tu negocio identificarás tu umbral de rentabilidad  con un análisis pormenorizado por mes.

Artículo actualizado el 17/5/2017 y escrito por Eva Zamora

Umbral de rentabilidad

Mientras más vendas mejor, eso está claro, pero ¿sabes exactamente a partir de qué volumen de venta empiezas a ganar dinero?

Si te dedicas a la prestación de servicios es bastante fácil calcularlo: sumas los gastos mensuales y en cuanto tus ingresos superen esa cifra empiezas a obtener beneficios.

Sin embargo, si tu actividad consiste en vender productos que has comprado o producido el cálculo es un poco más "complicado" porque tienes dos tipos de gastos:

  1. Los gastos fijos: son los que se repiten de forma periódica, independientemente de si se vende más o menos. Por ejemplo: alquiler, sueldos del personal, seguridad social, teléfono, luz ....
  2. Los gastos variables: son el precio de compra o de producción de los productos vendidos y son variables porque fluctúan en función de las unidades vendidas.

Es en este tipo de negocios donde tiene aplicación lo que se llama punto muerto o umbral de rentabilidad que es el nivel que marca el importe de las ventas necesarias para sufragar tanto los gastos fijos como los variables, de forma que las ventas posteriores a esa cantidad ya sí que producen beneficio.

Y ¿sabes por qué? Porque a partir de esa cantidad la diferencia entre el precio de venta y el coste del producto ya no tiene que destinarse a sufragar los gastos fijos, que ya están íntegramente cubiertos con las ventas anteriores.

Veámoslo con un sencillo ejemplo:

Te dedicas a la venta de ruedas que te cuestan 100 euros cada una y las vendes por 150 euros.
Tienes unos gastos fijos de 1.500 euros al mes
¿Cuántas ruedas tendrás que vender para cubrir lo que te cuesta cada una y el total de los gastos fijos?

Pues con estos datos resulta que tendrás que vender 30 ruedas al mes, o sea 4.500 €, para cubrir gastos y empezar a "ganar" realmente.

4.500 euros es, por lo tanto, el punto muerto de tu negocio y a él he llegado de la siguiente manera:

Del precio de venta de cada rueda 100 € corresponden al coste y quedan 50 € que van destinados a sufragar los gastos fijos.
30 ruedas x 50 € = 1.500 euros, que es el importe de gastos fijos.
A partir de estos 4.500 €, por cada rueda que vendas ganarás 50 € que ya si serán beneficio de la empresa porque habrás cubierto completamente los gastos fijos.
La realidad suele ser algo más compleja: no es habitual que se trabaje con un solo producto y a un solo precio constante.

Lo normal es que se tengan diferentes productos con diferentes precios y, en la mayoría de los casos, diferente margen comercial (del cual puedes leer más al final de este artículo).

Sólo necesitas calcular dos datos

Si, para saber cuál es el punto muerto o umbral de rentabilidad de tu empresa sólo necesitas saber dos datos:

1. Importe de los gastos fijos

Tendrás que sumar todos los gastos fijos que tengas: alquiler, sueldos, seguridad social, luz, teléfono, pólizas de seguros ......

Obviamente, si quieres calcular tu umbral de rentabilidad mensual tendrás que determinar los gastos fijos mensuales (prorrateando los que sean anuales) y si el cálculo lo vas a hacer anual los gastos fijos deberán ser los anuales.

2.Margen sobre Ventas

Es la proporción que supone el beneficio bruto sobre el precio de venta, siendo el beneficio bruto el precio de venta menos el de compra.

Por ejemplo:

Precio de venta ................ 2.000

Precio de compra ............. 1.400

Beneficio bruto ................. 600 (2.000 - 1.400)

Margen sobre Ventas ....... 0,30 (600 : 2.000), o lo que es lo mismo 30%

Ahora los divides y "voilà"

Ya ves: ahora divides el importe de los gastos fijos entre el margen sobre ventas y la cantidad resultante es el umbral de rentabilidad.

Si suponemos que en el ejemplo anterior los gastos fijos ascienden a 3.000 euros:

Gastos Fijos : Margen sobre Ventas = Umbral de Rentabilidad

3.000 : 0,30 = 10.000

Comprobamos (como dicen en los concursos de televisión):

10.000 euros son 5 unidades vendidas, por lo que las compras totales serán 7.000 € (1.400 x 5).

Es correcto, porque con esas ventas tengo lo suficiente para cubrir tanto los gastos fijos como los variables. Por lo tanto, a partir de ese punto empezaré a ganar 600 euros por cada producto que venda.

En tu contabilidad están los datos que necesitas

El margen sobre ventas puede ser complicado de determinar a priori porque, como dije antes, lo normal es que se trabajen con diferentes productos y diferentes márgenes.

Además puede haber descuentos, promociones o rebajas que afectan al precio de venta y, por lo tanto, hacen variar el margen que se estableció inicialmente.

Si no tienes el dato, una buena forma de calcular muy rápidamente el margen sobre ventas es partir de los datos del ejercicio anterior: si el negocio sigue con los márgenes similares el resultado va a ser bastante parecido al del ejercicio actual. Si ha habido una variación significativa habrá que corregirlo.

Sigue estos tres pasos:

  1. Necesitas la cuenta de Pérdidas y Ganancias del ejercicio anterior, que podrás mirarla en el programa de contabilidad o en el impuesto de sociedades.
  2. A la partida "Importe neto de la cifra de negocios" le restas la de "Aprovisionamientos".
  3. El resultado de esa resta lo divides entre "Importe Neto de la cifra de negocios" y ese es tu Margen sobre Ventas del ejercicio en cuestión.

Ya sólo tienes que calcular los gastos fijos y dividirlos entre este Margen que has calculado.

El resultado, como ya hemos dicho antes, es el punto muerto o umbral de rentabilidad de tu negocio.

Sinceramente, espero que no te haya resultado "mareante" el proceso que te he contado porque no lo es en realidad: sólo hay que hacer una resta, una división, una suma y otra división....

En resumen

El punto muerto de un negocio es un dato muy importante y ofrece una información que no todos los empresarios conocen.

Piensa que te puede servir para determinar si los precios de tus productos son los adecuados, si la proporción entre gastos fijos y variables es la correcta, si podrías aplicar ciertos descuentos en un momento dado, si los objetivos de ventas que planteas son los correctos, etc, etc.

En definitiva, es un dato fundamental a la hora de conocer la viabilidad de la empresa.

Y como has visto, siguiendo los pasos que te he comentado vas a poder obtenerlo sin problema.

Te animo a que lo hagas, aunque sólo sea por curiosidad. Si nunca has trabajado en un cálculo de este tipo puede que te sorprendas del resultado.

Autora: Eva Zamora, de Contabilidae

comments powered by Disqus