Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Gestión Financiera

¿Cómo anticipar el cobro de las facturas?

El factoring es un mecanismo de financiación a corto plazo que permite aumentar la liquidez económica, mediante la cesión de las facturas impagadas a una entidad financiera

Artículo actualizado el y escrito por Infoautónomos

¿Cómo anticipar el cobro de las facturas?

Uno de los mayores retos a los que deben enfrentarse casi a diario los autónomos y las pymes es al cobro de sus facturas. Aunque previamente se hayan establecido unas condiciones aceptadas por el cliente, el modo y la fecha en que se producirá el pago son en muchos casos una incógnita. Durante el primer trimestre del año, el abono de las facturas se realizó en un periodo medio de 84 días, según la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos. Un plazo que supera por triplicado el máximo permitido por la Ley de Morosidad.

Los retrasos en el cobro tienen graves consecuencias en la liquidez económica de los pequeños empresarios, que no pueden hacer frente a sus gastos ni invertir para mejorar su propio negocio. En este sentido, existe un mecanismo de financiación a corto plazo que puede contribuir a paliar el problema. Se trata del factoring o factoraje.

¿En qué consiste este sistema?

El factoraje es un método que consiste en la venta de las facturas impagadas a una entidad financiera, denominada factor. Esta abona de inmediato al proveedor una cantidad acordada, ligeramente menor al total de la factura. Después, la entidad gestiona el cobro con el deudor y recibe el importe completo.

Existen diversas modalidades de este mecanismo de financiación. En la mayoría de casos, la entidad financiera asume el riesgo de insolvencia del deudor. Es lo que se conoce como factoring sin recurso. En otras ocasiones, es el proveedor quien debe responder si el deudor se declara insolvente. Hablamos entonces del factoring con recurso, que resulta más económico para el empresario, debido a que no cede el riesgo de impago.

¿Qué aporta el factoring?

La principal ventaja de este sistema es que permite anticipar y asegurar el cobro de las facturas vencidas. Además, proporciona liquidez inmediata, con la que poder hacer frente a posibles deudas, reduce las gestiones y mejora la planificación de la tesorería.

En el lado de los inconvenientes, el factoraje, como la mayoría de mecanismos de financiación, supone un gasto para el negocio. Más allá de eso, si el empresario se acoge a la modalidad con recurso y el deudor se declara insolvente, deberá responder por él.

Hay que tener en cuenta también que no todos los autónomos y pymes tienen la posibilidad de acogerse al factoring. Para que la entidad financiera acepte la cesión, es necesario realizar diversos trámites que acrediten la validez y la integridad de los documentos. No obstante, con la factura electrónica este proceso se simplifica, ya que la tecnología garantiza la inviolabilidad del documento. Estas nuevas condiciones de seguridad abren la puerta a que un mayor número de empresarios pueda beneficiarse de este método de financiación.

comments powered by Disqus