Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Gestión Financiera

Cómo financiar una inversión mayor de 100.000 €

La financiación de Business Angels, una Sociedad de Garantía Recíproca o una Sociedad de Capital Riesgo son opciones que debe considerar un autónomo para proyectos de cuantiosa inversión. Te explicamos las características de cada una de estas fuentes de financiación.

Artículo actualizado el y escrito por Infoautónomos

{# #}

Cómo financiar una inversión menor de 100.000 euros
Javier Santos, consultor de Infoautónomos, explica cómo suelen financiar los autónomos sus proyectos: ahorros, red de conocidos, bancos, subvenciones y otros productos financieros.

Cuando la cantidad a invertir en un proyecto (sin contar con las inversiones inmobiliarias) se eleva considerablemente puede ser necesario recurrir a otro tipo de fuentes de financiación que complementen a las analizadas en "cómo financiar una inversión menor de 100.000 euros". y a las que también será necesario acudir en mayor medida: capital propio, préstamos, particulares ("Family, Fools and Friends"), financiación bancaria, ayudas financieras y otros productos financieros como renting o leasing.

Vamos a comentar algunos consejos para valorar la posibilidad de acudir a las siguientes fuentes de financiación:

  1. Business Angels
  2. Sociedades de garantía recíproca
  3. Sociedades de capital riesgo

Veamos a continuación cómo funcionan cada una de ellas:

Business Angels

Se trata de una figura relativamente nueva en España consistente en inversores privados interesados en respaldar y participar en nuevos negocios. En realidad este papel de forma individual ha existido siempre pero en los últimos años viene evolucionando y profesionalizándose, organizándose en redes. Por su capacidad de aportación financiera y su cercanía al emprendedor se sitúan en una posición intermedia entre los "Family, Fools and Friends" y el Capital Riesgo.

Sus principales características son:

  • Se trata de personas con recursos económicos y conocimiento del mundo empresarial.
  • Invierten sus propios recursos a cambio de una participación en el capital de la empresa participada.
  • Suelen involucrarse facilitando sus contactos y conocimientos de gestión.
  • Cada vez con mayor frecuencia están organizados en redes, lo que contribuye a la profesionalización de su labor, incrementando su capacidad de actuación, permitiéndoles repartir riesgos entre distintos proyectos.
  • Sus aportaciones individuales oscilan habitualmente entre 50.000 y 200.000 euros. Para llegar a financiar un proyecto de por ejemplo 400.000 euros necesitarás la participación de varios de ellos.
  • Buscan proyectos que permitan un crecimiento exponencial de los beneficios y que estén liderados por personas emprendedoras convincentes.
  • Valoran los proyectos en base al plan de negocio y a varias entrevistas con el emprendedor.
  • Su vocación de permanencia es temporal: quieren vender su participación en un plazo de 5 a 7 años y poder recuperar así con creces el dinero invertido.
  • Son bastante receptivos a invertir en la fase inicial de un proyecto (capital semilla o capital start-up), aunque generalmente querrán ver un prototipo antes para comprobar que el negocio ya está funcionando.

Antes de solicitar su apoyo debes tratar de tener toda la información que puedas sobre él para valorar si es el tipo de inversor que necesitas, que será aquel que esté interesado en tu actividad, que te aporte el nivel de implicación que te complemente mejor y con el que vayas a ser capaz de llegar a un acuerdo razonable para las 2 partes.

Internet ha contribuido al desarrollo de estas redes. Puedes ampliar la información y localizar algunas redes en la web de la asociación española de business angels. Si tu proyecto está relacionado con internet te recomendamos visitar First Tuesday, Dad.es y Grupo Intercom

Sociedades de Garantía Recíproca

Se trata de sociedades sin ánimo de lucro que facilitan avales y garantías a las empresas interesadas para que éstas puedan conseguir la financiación que necesitan de los bancos y cajas de ahorro.

Sus principales características son:

  • Están reguladas por la Ley 1 / 1994, de 11 de marzo, sobre el régimen jurídico de las Sociedades de Garantía Recíproca.
  • Están impulsadas y participadas por pymes y suelen contar con el respaldo de la Administración.
  • Ámbito de actuación específico, territorial (provincia o Comunidad Autónoma) o sectorial.
  • Analizan la viabilidad del proyecto y efectuan un seguimiento del mismo, lo que incrementa la seguridad de la entidad financiera, que además invierte sin riesgo ya que en caso de que no se pueda devolver el préstamo, la sociedad de garantía recíproca responderá como avalista.
  • Permiten el acceso a líneas de financiación preferente, con tipos de interés algo más bajos y plazos de amortización algo más largos de los habituales.
  • Ofrecen servicios de asesoramiento y formación en materia financiera.

Para las empresas respaldadas el apoyo de una sociedad de garantía recíproca implica el pago de una cuota social y su incorporación como socio partícipe durante todo el periodo de amortización del préstamo.

Para profundizar al respecto y para localizar las sociedades más próximas a tu localidad puedes entrar en la web de la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (CESGAR).

Capital riesgo

Se trata de sociedades anónimas que se dedican a invertir sus propios recursos en la financiación temporal de pymes, generalmente innovadoras.

Sus principales características son:

  • Están reguladas por la Ley 25/2005, de 24 de noviembre, sobre entidades de capital-riesgo y sus sociedades gestoras.
  • Suelen estar impulsadas por empresas, bancos y Administraciones.
  • Gestionan de manera profesional fondos de terceros, por lo que son bastante estrictos a la hora de exigir el cumplimiento de los planes de negocio.
  • Su apoyo se puede concretar mediante una participación directa en el accionariado o a través de un préstamo participativo, en el que aval será el propio proyecto.
  • En muchas ocasiones se involucran facilitando sus contactos y conocimientos de gestión.
  • Suelen buscar proyectos que hayan demostrado en el mercado su viabilidad durante al menos uno o dos años y que necesiten capital para financiar su expansión y consolidación (capital desarrollo).
  • Su apoyo a un proyecto no sólo le aporta financiación, sino también credibilidad, estabilidad financiera y criterios de gestión.
  • Sus aportaciones suelen superar los 500.000 euros, salvo en el caso del capital riesgo público, que suele realizar aportaciones desde 150.000 euros.
  • Buscan proyectos que permitan un crecimiento exponencial de los beneficios y que estén liderados por personas emprendedoras convincentes.
  • Valoran los proyectos en base al plan de negocio y a varias entrevistas con el emprendedor.
  • Su vocación de permanencia es temporal: quieren vender su participación en un plazo de 5 a 7 años y poder recuperar así con creces el dinero invertido.

Puedes localizar las principales sociedades de capital riesgo que operan en España en la web de la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo ((ASCRI). También puedes contactar con la Empresa Nacional de Innovación (ENISA), que ofrece préstamos participativos para jóvenes emprendedores (hasta 50.000 euros) y para pymes innovadoras (desde 100.000 euros)

comments powered by Disqus