Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Fiscalidad e impuestos de los Autónomos

El Impuesto de Sociedades

Te explicamos las características y el funcionamiento del impuesto de sociedades en 2018: qué es, quienes están obligados a presentarlo, cómo se presenta (declaraciones, pagos fraccionados, modelos 200 y 202), tipos impositivos, cálculo de la base imponible y la cuota, principales bonificaciones y deducciones.

Artículo actualizado el 6/7/2018 y escrito por Infoautónomos

El Impuesto de Sociedades

En este artículo te explicamos las características más importantes del funcionamiento del impuesto de sociedades, Ley 27/2014, de 27 de noviembre del Impuesto sobre Sociedades. 

Los apartados que puedes encontrar son:

  1. Qué es el Impuesto de sociedades
  2. Tipos impositivos del Impuesto de Sociedades en 2018
  3. Declaraciones a presentar en el Impuesto de Sociedades. Pagos fraccionados
  4. Cómo se calcula la base imponible del Impuesto de Sociedades

1. Qué es el Impuesto de Sociedades

El Impuesto sobre Sociedades es un impuesto personal y directo que grava la obtención de renta por parte de las sociedades y demás entidades jurídicas que residan en territorio español a las que aplica sociedades civiles con objeto mercantil, asociaciones, fundaciones), en contraposición al IRPF que grava las obtenidas por personas físicas.

El Impuesto de Sociedades se estructura en torno a un pilar central: la contabilidad y la determinación del resultado contable de la sociedad, que constituyen los puntos de partida para la determinación de la base imponible y de la cuantía a pagar anualmente.

Es un impuesto muy importante a tener en cuenta por parte de todos aquellos autónomos que hayan creado una sociedad, generalmente sociedades limitadas y sociedades anónimas. Y atención que desde 2016 las sociedades civiles también tienen que tributar por este impuesto.

Su tramitación no resulta sencilla, sobre todo por la obligación de llevar una contabilidad mercantil. Si necesitas ayuda, te pueden interesar los servicios de nuestra Asesoría para Pymes desde 79 euros/mes.

2. Tipos Impositivos del Impuesto de Sociedades en 2018

Para saber el tipo impositivo del Impuesto de Sociedades que debes aplicar en tu caso debes considerar las siguientes opciones:

  • Tipo general: 25%, vigente desde el 1 de enero de 2016. 
  • Tipos reducidos del 15% para emprendedores: desde 2015 el tipo preferente aplicable durante dos años a sociedades recién constituidas es del 15%. Quedan excluidas las sociedades patrimoniales. Para la aplicación de este tipo reducido, sin embargo, será requisito necesario que se considere que la sociedad  inicia una actividad económica. Se aplicará en el primer periodo impositivo en que la base imponible resulte positiva (y por tanto nos obligue a pagar el impuesto de sociedades) y en el siguiente. 
  • Tipo reducido del 20% para cooperativas: aplicable de forma genérica en sociedades cooperativas fiscalmente protegidas, a excepción de los resultados extracooperativos, que tributan al tipo general del 25%. Sin embargo, esto no aplica a cooperativas de crédito ni a cajas rurales. 

2.2 Tipos aplicables en sociedades y entidades especiales

La normativa del impuesto de sociedades contempla una serie de tipos impositivos reducidos para entidades especiales. Es necesario en cada caso mirar los requisitos a cumplir para beneficiarse de estos tipos reducidos.

  • Tipo reducido del 10% para asociaciones y fundaciones:  aplicable a aquellas asociaciones declaradas de utilidad pública y a las fundaciones inscritas en el registro correspondiente, a las que sea susceptible el régimen fiscal establecido en la Ley 49/2002, de Régimen Fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo.
  • Tipo reducido del 1% para sociedades de inversión: sociedades de inversión de capital variable, fondos de  inversión de carácter financiero y sociedades de inversión inmobiliaria / fondos de inversión inmobiliaria en la medida en que cumplan con los requisitos establecidos en el artículo 29.4 de la ley del Impuesto de Sociedades. 

En el calendario fiscal para autónomos y pymes que ponemos a tu disposición encontrarás las fechas clave para la presentación del impuesto.  

2.3 Reforma del Impuesto sobre Sociedades

El Ministerio de Hacienda ha anunciado en 2018 su intención de una reforma con la que las empresas paguen más en el Impuesto sobre Sociedades. La propuesta pasa por la implantación de un tipo mínimo del 15% para grandes compañías  que se aplicaría sobre el resultado contable e imposibilitaria las deducciones que permiten actualmente a las empresas que deben tributar al tipo general del 25% empresas reducir a efectos prácticos el coste de sus beneficios al 12%. La medida que está sobre la mesa pretende la adecuación del tipo teórico al tipo real.

Según las cifras estimadas la implantación del tipo mínimo elevaría la recaudación a 4.000 millones de euros anuales. 

¿Te ayudamos a reducir tu gasto fiscal?

Paga por lo que contratas. Tenemos un plan adaptado a las necesidades de tu negocio

desde 25 €/mes

3. Declaraciones a presentar en el Impuesto de Sociedades

Si estás obligado a tributar por el Impuesto de Sociedades, las declaraciones que deberás presentar son:

  • Modelo 200: declaración anual del Impuesto de Sociedades a presentar entre los días 1 y 25 de julio de cada año, en el caso de empresas cuyo ejercicio económico coincida con el año natural. Es obligatorio presentarlo incluso cuando no se haya desarrollado actividad durante el ejercicio o no se hayan obtenido rentas sujetas al impuesto.
  • Modelo 202: pago fraccionado del Impuesto de Sociedades. Deberás presentar este modelo si tuviste un resultado positivo en tu última declaración del modelo 200. Se presenta en los meses de abril. octubre, diciembre. Estos pagos suponen un anticipo o pago a cuenta del importe a pagar en la próxima declaración del modelo 200. El tipo a aplicar en los pagos fraccionados -salvo que se opte por su cáculo por la modalidad de cálculo por base, en cuyo caso el tipo sería del 17%- es el 18% de la cantidad que se pagó en el modelo 200. En cualquier caso, existen tipos de gravamen superiores, para empresas que tengan una facturación superior a diez millones de euros (24%)
  • Modelo 220: formulario del impuesto aplicable a los grupos de sociedades.

La presentación de todos estos modelos debe realizarse obligatoriamente por internet.

4. Cómo se calcula la base imponible y la cuota del Impuesto de Sociedades

A partir del resultado contable de la sociedad, equivalente a la diferencia entre los ingresos y los gastos obtenidos en el ejercicio.

A este resultado contable puede ser necesario practicarle una serie de correcciones o ajustes extracontables, debido a las diferencias existentes entre los criterios de cálculo del resultado contable y los de cálculo de la base imponible del Impuesto de Sociedades, definidos por Hacienda.

Pudiendo ser dichas diferencias de calificación, de valoración o de imputación, positivas o negativas, temporarias o permanentes. Las diferencias temporarias revierten en ejercicios posteriores, a diferencia de las permanentes que únicamente van a influir en ese ejercicio; por tanto no requieren de ningún crédito o débito con la Administración Tributaria para su reversión en ejercicios posteriores. 

Pongamos el ejemplo de una sociedad mercantil que registró en el ejercicio X en su cuenta de pérdidas y ganancias un gasto contable por el pago de una multa o sanción administrativa por importe de 3.000 euros.  Ese gasto contable, atendiendo a la normativa actual del impuesto (Ley 27/2014, de 27 de noviembre del Impuesto sobre Sociedades), no es un gasto deducible fiscalmente, por ello, hemos de corregir ese resultado contable para eliminar ese gasto a la hora de presentar la declaración del impuesto.

Nos hallaremos ante una diferencia  de calificación entre la normativa fiscal y la contable, que será permanente y positiva de 3.000 euros, es decir, fiscalmente tendremos que aumentar nuestro resultado contable antes de impuestos, en 3.000 euros realizando un ajuste extracontable positivo. 

De esta manera se obtendrá la renta del ejercicio o base imponible previa, que podrá compensarse con las bases imponibles negativas que se tengan pendientes de ejercicios anteriores, y llegaremos a obtener la base imponible del ejercicio, que multiplicada por el tipo impositivo nos llevará a obtener la cuota íntegra o cantidad a pagar. de la que se deducirán también posibles deducciones y bonificaciones sin contar las retenciones y pagos a cuenta que se hayan satisfecho.

¿QUIERES REDUCIR TU GASTO FISCAL CON INFOAUTÓNOMOS?
Desde 79 €/MES, descubre con Infoautónomos una nueva manera de gestionar tu pyme

Descubre nuestro servicio de asesoría para pymes

comments powered by Disqus