Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

La idea de negocio

Introducción a la franquicia para autónomos y pymes

Si te has planteado desarrollar una actividad por cuenta propia, pero no tienes claro el qué, quizás la franquicia sea la respuesta que estás buscando. Te servirás de la experiencia exitosa de otro emprendedor, que será tu franquiciador, para montar tu negocio.

Aquí te contamos todo lo que debes tener en cuenta para hacerlo del mejor modo conociendo las ventajas y desventajas de esta fórmula de emprendimiento.

Artículo actualizado el 29/5/2019 y escrito por Infoautónomos

Introducción a la franquicia para autónomos y pymes

Si lo prefieres puedes escuchar este artículo pinchando aquí:

Qué es una franquicia

Lo primero que debes tener claro es qué es una franquicia.

Básicamente podríamos definirla como una relación comercial entre dos partes donde una paga a otra por utilizar su estructura, estrategia comercial y marca de negocio, ya consolidado en el mercado, para iniciar el suyo propio.

Es decir, un sistema de colaboración empresarial regulado mediante contrato privado entre dos partes:

• El franquiciador, que es la empresa que aporta el modelo de negocio.

• El franquiciado, que es el autónomo o sociedad independiente que va a gestionar ese modelo de negocio en una zona determinada a cambio del pago de una cuota fija o variable.

El derecho de franquicia supone que el franquiciador cede al franquiciado entre otros los siguientes derechos:

a) El uso de una denominación o rótulo común u otros derechos de propiedad intelectual o industrial y una presentación uniforme de los locales o medios de transporte objeto del contrato.

b) La comunicación por el franquiciador al franquiciado de unos conocimientos técnicos o un saber hacer, que debe ser propio, sustancial y singular, lo que popularmente se conoce como “Know-how”.

c) La prestación continua por el franquiciador al franquiciado de una asistencia comercial , técnica o ambas durante la vigencia del acuerdo; todo ello sin perjuicio de las facultades de supervisión que puedan establecerse contractualmente.

Además, en el contrato firmado entre ambas partes quedarán fijadas cuestiones como: la zona de actuación del franquiciado, la exclusividad territorial, la actividad, los objetivos de ventas, los servicios de apoyo a prestar por el franquiciador, la política de compras, el sistema de pagos, la vigencia y las causas de rescisión.

En nuestra zona de descargas ponemos a tu disposición un modelo de contrato de franquicia en 19 puntos y 15 páginas para que no se te escape ningún detalle a la hora de firmar y comprometer tu patrimonio. Puedes acceder al documento pinchando aquí.

¿Cómo puedo saber que una franquicia es rentable?

Las franquicias se presentan como una buena opción de negocio para autónomos y sociedades pequeñas ya que vienen avaladas por un éxito previo demostrado, por lo que no deberías tener grandes dificultades para encontrarles rentabilidad casi desde el primer momento.

Aunque, bien es cierto que, como todo negocio, tiempo, experiencia y, en este caso, una relación fluida y estable entre franquiciador y franquiciado, propiciarán que esa rentabilidad sea mayor o menor.

Pero debes tener muy claro que invertir en una franquicia no garantiza el éxito, ni tampoco la recuperación de la inversión está asegurada. ¿Cómo puedes saber, entonces, si una franquicia es rentable o no? Lo más objetivo es partir del conocimiento previo del sector en el que te moverás y echando números.

Debes conocer todo lo que concierne a la franquicia en la que estás pensando invertir. Y cuando decimos todo, es TODO. Al menos todo lo que esté a tu alcance. Desde los productos y/o servicios que tiene el negocio hasta el porcentaje que tú te quedarás de la venta de estos, pasando por los gastos fijos y variables que deberás asumir para poder producirlos.

Pero también debes conocer cosas como: hasta dónde llegan tus obligaciones con los proveedores de la franquicia, si tendrás que adquirir en exclusiva la materia prima, qué pasará con los productos que caduquen, si existe formación y reciclaje de conocimientos sobre productos, servicios o la propia franquicia, si se actualizarán los productos o servicios del negocio según evolucione el mercado, qué pasará si quiebra la franquicia, etc.

Busca información tanto de otros franquiciados como de clientes para ver de qué salud goza el negocio. Y si necesitas un local, mide el atractivo comercial del mismo ya que un mismo negocio en una calle y otro no tiene por qué tener el mismo éxito. 

Solo cuando tengas estos datos y eches números podrás hacerte una idea de si la franquicia será o no rentable.

Ventajas de una franquicia

La franquicia implica una relación comercial con ventajas para ambas partes. Para el franquiciador hablamos de una rápida expansión territorial con la que, además, reduce su inversión y riesgos. Y con la que rentabiliza su inversión en marketing, consolida la marca en el mercado, optimiza los activos de la compañía y negocia mejores condiciones de compra.

Y para el franquiciado el contar con una “garantía” a la hora de poner en marcha el negocio ya que reduce el riesgo inicial, además de contar con el conocimiento, la formación y la asistencia del franquiciador. También es mas sencillo acceder al crédito bancario si vienes respaldado por un éxito empresarial previo.

Hablamos que como franquiciado contarás con un inicio de negocio más cómodo, ya que tendrás el camino más allanado, correrás menos riesgos al contar con las ventajas de abrir una empresa ya consolidada y podrás competir al máximo nivel en el mercado aunque acabes de abrir porque por encima de ti, tienes una imagen de marca con un prestigio.

Inconvenientes de montar una franquicia

No todo iba a ser bonito. Está claro que el mayor inconveniente que tendrás que afrontar si te decantas por montar una franquicia será la pérdida de independencia, algo que es vital para muchos trabajadores por cuenta propia.

Y es que tu capacidad de actuación dentro de tu propio negocio estará condicionada por ese contrato previo que habrás firmado con el franquiciador. Por tanto, el control de tu actividad será “a dos” y eso te impedirá poder tomar determinadas decisiones, aunque tú creas que son buenas para rentabilizar tu negocio. Digamos, groso modo, que tu negocio no es del todo tuyo.

Básicamente podríamos enumerarlos en:

  • Inversión inicial. Tendrás que hacer frente al pago de derechos de entrada y royalties para poder hacer uso de la franquicia y, aún así, no serás propietario de la marca nunca.
  • Margen de actuación limitado ya que las principales decisiones las toma el franquiciador y tienes que adaptarte a los métodos y procesos establecidos en el contrato.
  • Tu éxito queda vinculado a la propia red de la franquicia. Igual que para iniciar el negocio contarás con el prestigio y la imagen de marca, si el franquiciador y los demás establecimientos de la red de franquicias caen, tu también lo harás. Es el llamado “efecto dominó”.

Salud de la franquicia en España

Según la Asociación Española de Franquiciadores en su informe “La franquicia en España 2019” en la actualidad el sistema de franquicias de nuestro país está integrado por un total de 1.376 enseñas. De ellas 1.130 son de origen nacional (un 82,1%) y las 246 restantes (un 17,9%) proceden de un total de 26 países.

El sector donde se puede encontrar mayor número de franquicias es en el de la moda que agrupó un total de 247 redes. Le siguen los sectores de la “Hostelería/Restauración”, con 196 cadenas, y “Belleza/Estética”, con 111 redes.

El conjunto del sistema de franquicias en España obtuvo en el año 2018 una facturación total de 27.707,2 millones de euros y dio trabajo a 293.872 personas, 14.921 más (un 5,3%) que en el año 2017.

Podríamos decir, por tanto, que se trata de un sector en auge que ofrece ventajas e inconvenientes a analizar antes de dar el salto, pero que supone una buena oportunidad para cualquier emprendedor que quiera iniciar una actividad.

Recuerda que si estás pensando montar una franquicia tienes un modelo de contrato en nuestra zona de descargas para que no se te escape nada al que puedes acceder pinchando aquí. Y para darte de alta y gestionar el papeleo de tu negocio confía, siempre, en el equipo de asesores de Infoautónomos.

comments powered by Disqus