Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Seguridad Social de los Autónomos

Cómo acreditar el cese de actividad de un autónomo

Conoce los supuestos legales de cese de actividad o paro de los autónomos y las causas alegables: motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos.

Conoce los requisitos para poder solicitarlo y las novedades en este vigente año 2019. Así como la documentación necesaria para acreditar el cese y optar, de esta forma, al cobro de la prestación. 

Artículo actualizado el 12/2/2019 y escrito por Infoautónomos

{# #}

El desempleo de los Autónomos
Los autónomos también tienen derecho a paro, pero está sometido a ciertas restricciones que debes conocer. En este vídeo te damos algunas claves y, además, hablamos de la capitalización del paro o pago único y de la prestación por jubilación del autónomo.

El cese de actividad o, lo que se denomina comúnmente, paro de los autónomos se aprobó en 2010 con la Ley 32/2010, de 5 de agosto, y después de una larga lucha del colectivo de autónomos, que reclamaba la equiparación de esta protección social con la de los trabajadores del Régimen General.

La prestación ha sido de carácter voluntario hasta enero de 2019 cuando todos los autónomos están obligados a cotizar por cese de actividad.

El problema es que a lo largo de los años, su implementación ha sido bastante cuestionable, ya que un porcentaje bastante elevado de solicitudes han sido denegadas. Hablamos de una cifra nada insignificante que ronda el 55%. 

Medidas insuficientes para el cese de actividad

El gobierno, debido a la presión de las asociaciones de autónomos, aprobó en 2014 una serie de medidas destinadas a facilitar el acceso a la prestación por cese de actividad e incrementar así el porcentaje de autónomos que se podían beneficiar de la misma. Un intento que también quedó en agua de borrajas.

Y en la actualidad, tras la aprobación del Real Decreto-ley de 28 de diciembre de 2018 está pendiente la aprobación de una nueva batería de medidas que, de forma eficaz y definitiva, favorezca el cobro de esta prestación.

Al respecto lo único que sabemos, a día de hoy, es que el máximo de tiempo que se puede disfrutar de la prestación pasa de 12 meses a 24. 

Si tienes de 12 a 17 meses cotizados tendrás derecho a 4 meses de "paro del autónomo". Y, así, proporcionalmente, se irán aumentando los plazos tanto de tiempo cotizado como de tiempo de derecho de la prestación. ¿El máximo? Esos 24 meses de los que te hablábamos líneas arriba con un mínimo de 48 meses trabajados.

Cese de actividad por motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos

Se trata de una de las causas más comunes para alegar cese de actividad. Son aquellos motivos que hacen inviable proseguir la actividad económica o profesional. Para poder alegar motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos y acreditar estas causas, es necesario presentar:

  • Una declaración jurada en la que se especifique la causa del cese, así como la documentación adicional que pueda apoyar y fundamentar el motivo.
  • Si los motivos son económicos, se puede presentar, además, documentación fiscal, como las declaraciones del IVA o un certificado de la Agencia Tributaria en el que se recojan los ingresos percibidos.

Para que el cese de actividad por motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos, sea admitido a trámite, debe producirse al menos alguna de éstas situaciones:

Cese de actividad por pérdidas

Hasta la aprobación de la Ley de Mutuas en 2014 era necesario justificar unas pérdidas derivadas del ejercicio de la actividad, en un año completo, superiores al 30% de los ingresos, o superiores al 20% en dos años consecutivos y completos. Hay que destacar que la consideración de las pérdidas que aceptaban las mutuas no estaba del todo clara e introducía algunos elementos que podríamos calificar como subjetivos, lo que incidía en el bajo porcentaje de solicitudes aprobadas. Además no se toma en cuenta en el cálculo el sueldo del autónomo.

Desde la aprobación de la nueva Ley de Mutuas en otoño de 2014, para acreditar el cese de actividad sólo es necesario alegar un 10% de pérdidas anuales. Por su parte, los autónomos que cotizan en módulos sólo deben justificar un 10% de pérdidas contables, es decir, la constatación de un 10% menos de ingresos que de gastos.

Cese de actividad por ejecución judicial

Ejecuciones judiciales para el cobro de deudas de, al menos, el 30% de los ingresos de la actividad del autónomo.

La acreditación de esta causa se realizará mediante las resoluciones judiciales que contemplen la concurrencia de la causa de cese. Si se tratara de ejecuciones administrativas, la acreditación se realizará con las resoluciones administrativas dictadas al efecto.

Quiebra o suspensión de pagos 

En caso de concurso de acreedores, tanto para la situación de quiebra como para la de suspensión de pagos, se deberá aportar el auto por el que se acuerda el cierre de la totalidad de las oficinas o establecimientos de las que el deudor es titular.

La documentación a presentar para acreditar el cese de actividad varía en función de cada caso:

Cese de actividad para integrantes de una Sociedad

Si eres formas parte de una sociedad tendrás que presentar documentación adicional, además de la declaración jurada, en función del rol que desempeñes dentro de ésta.

  • Los consejeros o administradores de la sociedad deberán presentar la documentación que refleje que ha cesado en sus funciones, como la inscripción de la revocación del cargo en el Registro Mercantil o el acuerdo aprobado en la Junta.
  • El resto de los socios deberán presentar el documento que acredite que han cesado en la prestación de sus servicios, el acuerdo de la Junta y la documentación que pruebe la reducción del capital por pérdidas.

Cese de actividad para profesionales liberales

Si eres un profesional liberal colegiado, además de la declaración jurada, deberás presentar un certificado emitido por el Colegio Profesional en el que estés inscrito. En este certificado deberá constar el cese de actividad, bien mediante la baja del Colegio Oficial, bien mediante la expedición de un Certificado en el que constes como “no ejerciente”.

Cese de actividad por muerte del titular del negocio

En el caso de cese de actividad por muerte del empresario titular del negocio, el trabajador autónomo que venga realizando funciones de ayuda familiar en el negocio deberá presentar, junto a la declaración jurada, certificado del Registro Civil que acredite el fallecimiento.

Cese de actividad por jubilación o incapacidad permanente

Si el cese de actividad se produce como consecuencia de jubilación o incapacidad permanente del titular del negocio, la mutua encargada de gestionar la prestación por cese de actividad solicitará del Instituto Nacional de la Seguridad Social la información referente a la causa alegada.

Cese de actividad para establecimientos abiertos al público

Además de la documentación anterior, los autónomos deberán acreditar el cierre de un establecimiento abierto al público con la aportación de alguno de los documentos que prueben: 

  • El cese en el suministro y consumo de servicios inherentes al desarrollo de la actividad realizada en el establecimiento, tales como agua y electricidad.
  • La extinción, cese o traspaso de las licencias administrativas necesarias para el ejercicio de la actividad.
  • La baja en Hacienda (modelos 036/037)
  • El cese en la titularidad de la propiedad, alquiler, usufructo u traspaso que diera decrecho al ejercicio de la actividad en el establecimiento.

Cese de actividad por motivos de fuerza mayor

A efectos de solicitud del cese de actividad se considera "fuerza mayor" lo que está aceptado en la Ley del Seguro y el Derecho del Seguro. Básicamente hablamos de incendios, maremotos, terremotos, tornados, volcanes, guerras...

En el caso de los trabajadors del Mar, también se considera fuerza mayor la suspensión de la actividad de las mariscadoras por toxinas. Algo que debe quedar constantado, previa resolución, por el órgano competente de la Comunidad Autónoma.

Y para los trabajadores por cuenta propia agrarios se admiten como casos de fuerza mayor el periodo que transcurre para que empiece dar fruto el nuevo cultivo o ganadería, cuando se procede a su cambio, y el tiempo de recuperación de la explotación agraria o ganadera si se produce daño en las mismas.

Se incluyen además:

  • Licencia administrativa: hablamos del término de las llamadas concesiones, contratos de uso y disfrutes por parte de un autónomo para un beneficio particular de actividades, instalaciones de titularidad pública con duración finita.
  • Violencia de género: para acreditarla necesitarás el Auto de incoación de Diligencias Previas, el Auto de alejamiento, el Auto de Prisión provisional o, directamente, la Sentencia reconociéndolo.
  • Divorcio: en los casos que el matrimonio trabajaba junto. En este caso también se requiere la sentencia que acredita el divorcio.

Requisitos para el cese de actividad de los trabajadores autónomos

La protección por cese de actividad alcanza y, es otra novedad, a determinados sectores que hasta ahora no estaban protegidos, o al menos no en los mismos términos.

En la actualidad pueden ser beneficiarias de la prestación:

  • Personas trabajadoras autónomas comprendidas en el Régimen Especial de  Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.
  • Personas trabajadoras por cuenta propia incluidas en el Sistema Especial de Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios.
  • Personas trabajadoras por cuenta propia incluidas en el Régimen Especial de  Trabajadores del Mar.
  • Personas trabajadores económicamente dependientes (TRADE).

En todos los casos será requisito necesario haber cotizado por cese de actividad durante un período mínimo de 12 meses continuados e inmediatamente anteriores al cese. Por tanto, si eres de los que se han visto obligados a incluir el cese en enero de 2019 y antes no lo pagabas, no podrás solicitarlo hasta enero del año 2010 cuando haya transcurrido ese periodo de tiempo.

Pero no es el único requisito. Además:

  1. Tienes que estar dado de alta en la Seguridad Social y al corriente de pago de las cuotas.
  2. El perriodo mínimo de cotización de 12 meesses tiene que coincidir con los inmediatamente anteriores al cese y ser continuados.
  3. Suscribir un compromiso de actividad.
  4. No haber alcanzado la edad legal de jubilación.

Si quieres conocer al detalle la documentación a presentar en estos casos, así como la cuantía de la prestación económica o la duración de ésta, puedes consultar la normativa completa en nuestra sección de Utilidades.

Y en caso de necesitar que un especialista te asesore en la gestión de tu negocio antes de llegar a estos términos, no dudes en ponerte en contacto con los especialistas de Infoautónomos que buscarán la fórmula más rentable para tu negocio.

comments powered by Disqus