Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su instalación. Para más información haz clic aquí.

Seguir navegando

Gestión de proveedores

Contratar un seguro de responsabilidad civil profesional

El desempeño de una actividad económica como autónomo o empresario conlleva una serie de responsabilidades. No puedes controlar todo lo que pasa a tu alrededor, pero sí que puedes protegerte de las adversidades y accidentes que puedan afectar a tu empresa y a tu figura de empresario, contratando para ello un seguro de responsabilidad civil, bien sea general bien sea profesional.

Te explicamos los beneficios que tiene la contratación de este tipo de seguros, según tu actividad empresarial.

Artículo actualizado el 30/10/2015 y escrito por Infoautónomos

Contratar un seguro de responsabilidad civil profesional

Son muchas las cosas que debes tener en cuenta para mantener en regla tu negocio, pues tanto si eres una pyme como si eres un autónomo, estar al frente de un negocio conlleva una serie de obligaciones y tu eres responsable de forma directa e indirecta de todo lo que ocurra. Por lo que es mejor cubrirte las espaldas con un buen seguro para evitar futuros problemas.

Estamos hablando de los seguros de responsabilidad civil, que cubren los riesgos derivados por la responsabilidad civil, recogida en el Código civil artº 1902, dónde se especifica claramente que "... El que por acción u omisión cause daños a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado ...".

Seguro de Responsabilidad Civil General

Este seguro cubre los daños materiales y personales producidas a terceras personas, ya sea ejerciendo tu actividad profesional o siendo propietario de un bien.

Ejemplos:

  • Un tendero vende un producto en mal estado y su cliente sufre una intoxicación alimentaria.
  • Una panadería tiene el suelo en mal estado, un cliente se tropieza y se rompe la pierna.

En ambos casos, el empresario debe asumir y reparar el daño producido, ya sea de forma directa o indirecta. Suponiendo que los autónomos del ejemplo no tuviesen un seguro de responsabilidad civil contratado, el tendero tendría que cerrar su negocio y la panadería desembolsar una ingente cantidad de dinero a su cliente.

No hay forma de evitar los accidentes pero sí puedes protegerte de sus consecuencias contratando un seguro de responsabilidad civil que se ajuste a las necesidades de tu empresa.

Seguro de Responsabilidad Civil Profesional

Estos seguros están dirigidos a todos aquellos profesionales que con su actividad pueden provocar daños económicos, patrimoniales o físicos a terceros. Todas las empresas y autónomos están expuestos a cometer errores en su trabajo, sufrir actos deshonestos por parte de sus empleados y todas esas situaciones son carne de demanda por parte de terceros.

Ejemplos:

  • Un abogado se equivoca al presentar la documentacion en un juicio, el cliente pierde la sentencia.
  • Un médico confunde los síntomas y administra a su paciente la medicación que no es.
  • Un asesor se confunde en un número al contabilizar y tras una inspección a su cliente Hacienda le pone una sanción.
  • Un fisioterapeuta trata a un paciente y le provoca una lesión de manera involuntaria.

Este tipo de oficios son los más sensibles a este tipo de demandas por su naturaleza profesional, pues los daños afectan directamente a la integridad física o patrimonial del cliente, por lo que contratar un seguro de responsabilidad civil en estos casos es practicamente obligatorio.

Una importante característica de los seguros de responsabilidad civil profesional es que se requiere que el profesional cuente con una titulación académica para desempeñar su labor.

Por todo ello, para protegerse ante reclamaciones y demandas que surjan a raiz de su trabajo, es recomendable contratar un seguro de responsabilidad civil.

Cada empresa tiene sus necesidades, por lo que antes de elegir una empresa aseguradora o ciertas coberturas, es preferible que lo consultes con un profesional.

Las coberturas más habituales de este tipo de seguros son las siguientes:

  • Prestación de fianzas judiciales

  • Pérdida de documentos

  • Propiedad intelectual

  • Infidelidad de los empleados

comments powered by Disqus